DIFÍCIL DE CREER: LA MUERTE.