Las ratas huelen el peligro:

Leí en la revista Muy interesante, que las ratas y los ratones son capaces de detectar el peligro, gracias a que cuentan con 1200 identificadores que les ayudan a reconocer olores. Esto, según investigadores de la universidad de Harvard.

Se dice que el desarrollo de su olfato, se debe, históricamente han que han vivido en sitios donde no hay casi luz, Por eso, para defenderse, su sentido más importante no es la vista como los humanos, sino, el sentido del olfato. Lo que hace posible esto es, que utilizan uno de los 14 identificadores que agudizan el olfato.
La tecnología avanza a pasos sorprendentes.

Quién no recuerda esos enormes celulares color negro que se usaron hace algunos años, que servían solamente para realizar llamadas. Quién se iba a imaginar que más adelante servirían los móviles para escuchar música, mirar videos, entrar a internet. Pero la tecnología cada vez avanza más.

Antes para que las personas pudieran comunicarse, se enviaban cartas; Luego apareció el teléfono, que significó en esos tiempos, algo muy sorprendente, Pues podían escuchar la voz a largas distancias.
Los teléfonos en esos tiempos eran de esos en los que hay una rueda con números, Y que para realizar alguna llamada, era necesario hacer girarla; Lo sé muy bien , Porque de esos tuve en mi casa no hace mucho tiempo.

Me tocó mirar la televisión en unos televisores en los cuales se miraban las imágenes a blanco y negro, Y tenía que girarse a algo para cambiarle de canal. Aún recuerdo que mi prima me mencionaba mucho el deseo Por los televisores a color, siendo para ella una gran novedad. Yo en ese entonces tenía como 5 años.
Mi madre me contó que antes en el lugar donde ella vivía, aproximadamente en los años 80, la única persona que tenía un televisor, era un hombre que tenía una tienda, Y que mucha gente le pagaba a él para poder mirar alguna telenovela, Y el chavo del ocho. Ahora, ya mucha gente tiene el privilegio de tener uno.
También recuerdo que en los años 90, pocos gozaban el privilegio de tener computadoras. El único que tenía de la familia era un tío mío; Era unorme;
Y quién no recuerda los diskettes? De esos que cabía poca información, Y que una vez al haber almacenado algo en ellos, no se podía reutilizar. Tenía 14 años cuando iba al ciber y los usaba. Ahora muchos usan la memoria usb, que es una maravilla, debido a que tiene muchos Gb de almacenamiento, Y se pueden borrar archivos, Y ese espacio vacío, puede ser ocupado por otros nuevos.

Y ahora, la industria disquera está a la baja. Antes ganaba disco de oro aquel que vendía millones de discos; Ahora no es así. Lo ganan por vender 100,000 o menos. Que aunque no está nada mal, Pues a comparación de antes, es un descenso considerable. Con eso de que las personas pueden conseguir música en internet, Meterla en sus celulares, Mp3, los discos poco a poco quedan en el olvido. Y ni se diga de los cassetes; Recuerdo que era una batalla cuando se quería repetir la canción, se tenía que regresar la cinta.

La tecnología da pasos agigantados. Ojalá que siga avanzando mucho más, al grado en que muchas enfermedades tengan cura.
La evolución de la ciencia y la tecnología ha logrado que se creen órganos artificiales, prótesis que cada vez son más eficientes, que la internet adquiera más velocidad, aparatos muy buenos que detectan enfermedades.

Es sorprendente lo que el hombre ha hecho con su esfuerzo.
1.-Romper la bolsa en vez de quitarle el nudo.

2.-Decir que acabas de comer cuando te ofrecen comida.

3.-Cuando pones la contraseña de tu correo, Y te marca que es incorrecta, la pones como 35 veces, Como si de milagro se fuera a cambiar.

4.-Decir: Mañana me pongo a dieta.

5.-Decir: Este año si me voy a poner las pilas.

6.-Ir al gimnasio, estar muy activo, Y a la semana ya no regresar.

7.-Cuando compras algún producto nuevo (Celular, Computadora, Videojuego), sacarlo inmediatamente, Y usarlo antes de leer las instrucciones.

8.-Prestarle a alguien dinero, Cuando ya te debe.

9.-Ofrecerle comida a alguien esperando que te diga que no.

10.-Darle limosna a alguien del camión a pesar de no creerle lo que dice.

11.-Cuando te gusta mucho una canción, la escuchas como 35 veces en un mismo día. Y al tiempo ya no te agrada escucharla.

12.-Cuando te falla algún aparato, le golpeas, Como si se diera cuenta.

13.-No saber dónde dejaste las llaves.

14.-Buscar algo que tienes en tu mano.

15.-Llorar con alguna escena de película, E irte al baño, Para que no se den cuenta.

16.-Mirarla película del titanic a ver si cambia el final.

17.-Que nadie te mande mensajes al celular, Y cuando Por fin oyes el sonidito de nuevo mensaje, resulte que sea la telefonía para ofrecer una promoción.

18.-Decirle a alguien que está bonita la canción cuando te pregunta.

19.-Que en internet te aparezcan esas ventanas molestas donde te ofrecen regalos que son maravillosos.

20.-Que en internet te aparezca este mensaje: Eres el visitante 999999.

21.-Cuando te ríes de algo, decir: Me acordé de un chiste buenísimo.

22.- Cuando alguien menciona una palabra que no conoces, Fingir que le entiendes.

23.-Cuando tienes demasiada hambre, te sirves demasiado, creyendo que lo podrás comer todo.

24.-Cantar las canciones inglés a tu manera, a pesar de no conocer el lenguaje.

25.-Ponerle cinco minutos más al despertador.

26.- Imaginarte que eres tú quien canta una canción Famosa.



Era una tarde de enero. Julia compraba un par de quesos en un pueblo no muy lejos al de donde ella vivía, Cuando miró a un hombre pasar por allí, muy elegante, al que al parecer no era de allí, debido a que el rostro no le resultaba familiar.
Debido a no platicar mucho, prefirió no preguntarle a la vendedora por él.

Julia tenía 18 años de edad, vivía con su padre en un pueblo en el que vivían menos de 50 personas, Y en su mayoría todos eran gente mayor. Por la poca gente, al lugar le llamaban el pueblo Solitario. Julia no tenía amigos, su vida era simplemente ayudarle a su padre con la venta del pan, Y estar encerrada en casa. Su padre era un hombre muy anciano, Y demasiado duro con ella.
Iba amaneciendo cuando su padre ya tenía listo el pan para que ella lo fuera a vender. Diariamente caminaba muchos kilómetros para lograr que le compraran todos los panes. Y tenía prohibido regresar a casa si no los había terminado todos.
Una mañana cuando iba en camino al otro pueblo, Porque así le llamaban: "El otro pueblo", Se encontró al mismo joven elegante de días atrás. Él iba en caballo a baja velocidad. Se le acercó a ella, Y le preguntó: Qué traes en esa canasta?
Ella se puso nerviosa, Y no le respondió inmediatamente.

-Eres demasiado tímida.
-Vendo pan. Le respondió mientras miró su mirada profunda.
-Véndeme dos.

Cuando se los entregó, ella mientras avanzaba, le dijo: - Gracias.
-Espera. Le dice el joven. -De dónde eres?
-Soy del pueblo solitario. Le responde ella nerviosamente.

-Justamente voy para allá. Conoces a Herminia?
-Sí.
-Me puedes acompañar? No soy de aquí, Y ando un poco perdido.
-No puedo.
-Te compro todos los panes.
-Además de eso, no puedo. Adiós.
Después de decirle eso, se fue con paso apresurado. El joven solamente le observó alejarse.

Eran ya como las 11 de la mañana, ella llegaba a su pueblo, cuando miró al mismo hombre sentado en una banca. Y le hace una señal de que se acerque. Pero ella no obedece, Y sigue caminando rumbo a otra dirección. Él le llama. Y ella pensativa se acerca.

-Encontró a quien buscaba?
-Sí.
-Adiós. Le dijo ella.
-Me tienes miedo? Noto que sí.

-A usted no. A mi padre sí.
-Vamos al otro pueblo. Le pide él.
-Ni siquiera le conozco.
-Pues es para que me conozcas. Eres muy bonita.
Cuando le dijo eso, sus mejillas se sonrojaron.

Caminaban por las calles del otro pueblo, él era el de las preguntas, ella sólo respondía. Ni siquiera le había preguntado su nombre.

-Ni siquierate te he dicho mi nombre. Me llamo Damián.
Ella sonríe levemente.
En menos de una hora, ella se despidió. Él estaba admirado.

Pasó una semana, Y no volvieron a verse. Ella le extrañaba en silencio. Y él hablaba mucho de ella.

Damián era un joven de 23 años, heredero, Y que vivía en un pueblo no muy cerca de allí. Había ido al que llamaban el otro pueblo, a visitar a una tía enferma.

Después de varios días sin mirarle, fue al pueblo solitario, Se sentó en la misma banca, a esperar a que ella pasara por allí. Pero ella, evitando su encuentro, tom[o otro camino. Después de estar un par de horas Y no mirarle, se atrevió a preguntarle a un niño que pasaba por allí: Dónde vive Julia?

-Cerca de la iglesia. Lo llevo si me da una moneda.
-Te doy dos, si me hablas de ella.
-Julia tiene un papá muy malo.

No caminaron mucho para llegar a la casa. Cuando iban pasando por allí, Salió el padre de ella, Y el niño imprudente dijo: Don Fermín, este muchacho busca a su hija.
Molesto le pregunta: Para qué busca a Julia?
Pero él rápidamente reaccionó.
-Disculpe, no buscaba a ninguna Julia. Busco a otra persona.
-A quién?
-Busco a Herminia.
Fermín tenía tan mal carácter, que le dejó hablando solo.

Cada noche Damián pasaba por la casa de ella. Y cada sábado iba a misa, con el pretexto de mirarle. Pero nunca le miraba. Julia salía muy temprano a vender pan, debido a que mucha gente le gustaba comerlo con café por el intenso frío.
Hasta que unos días después, se encontraron. Ella seriamente rápidamente desvió su mirada. Pero él se le acercó, arriesgándose a que llegara el señor.

-No te he mirado por el otro pueblo.
-Es que, no siempre voy allí a vender pan. Es para que no les harte.
-Entonces, dónde lo vendes?
-En los Portales de Ixtlaciaper.
-A ese pueblo no me gusta ir. Un viejo amor.

Cuando él le dijo eso, ella sintió celos, Pero los disimuló.

-Tengo que entrar. Mi papá puede mirarnos.

Él se fue.
En el pueblo no faltó quien le dijera a Don Fermín que Julia andaba de novia.
Y él como era tan estricto, la comenzó a vigilar.

Una semana después, ella Fue al río, Y no se dio cuenta que Damián le miró.
Estaba sentada sobre una piedra, cuando él llegó.

-Cómo supo que estoy aquí?
-Estaba en la iglesia, cuando te miré salir de casa.
-Por qué me busca?
-Te dije ya, eres muy bonita.
-No soy la única bonita.

-Quiero que seamos novios.
-No. Le dice ella asustada.
-No le temas a tu padre. Vamos a mi pueblo. Tengo una casa enorme, Y no me falta dinero.
-Está loco.
-No me hables de usted. Soy casi de tu misma edad.
-Ni siquiera le conozco bien.
-Y si seguimos así, nunca nos vamos a conocer. Hay que casarnos.
-Mi padre no me va a dar permiso.
-Ya eres grande. Mis hermanas se casaron a los 15.

Ella imaginó lo lindo que sería vivir a su lado. Pero le daba lástima su padre. Cómo iba a vivir, Si gracias a la venta del pan tenían algo de dinero.

Le explicó los motivos por los que no podía dejar a su padre. Y Damián le habló de su plan.
Al día siguiente, al antes de que su padre se levantara, huyeron. El plan de Damián fue dejarle mucho dinero en un costal, para que el suegro pudiera vivir decentemente.

Ellos estaban muy felices viviendo juntos. Él le trataba muy bien, Y ella era muy buena ama de casa. Diariamente salían a montar a caballo. El padre intentó averiguar quién era el hombre con quién su hija se fue, Pero nadie sabía de él.
Después de indagar algunos días, pudo averiguar que tenía una tía en el otro pueblo.
Fue a buscarle, Y la tía no quiso decirle dónde vivían. Pero él no se resignaría tan pronto. Sabía que algún día tendría que mirarlos.
Los meses pasaron, Damián Y Julia vivían muy bien. Él cada día le sorprendía, Ya sea con Flores, Cantándole canciones, escribiéndole un poema.
Conocían otros lugares. Salían en barco a conocer algunas ciudades.

Era un Otoño cuando le avisaron a Damián que su tía se puso muy enferma, Así que fueron a verla. Pero alguien que les miró en el otro pueblo, Le fue a avisar a Don Fermín, Y él le pagó lo acordado a esa persona. Le pagó a unos hombres para que a la Fuerza se llevaran a su hija a un lugar lejano de allí. Llegó una carreta jalada por varios caballos, Y le subieron en contra de su voluntad.
Le dejaron son una tía, que necesitaba de los cuidados de alguien. Era una anciana muy chantajista, que logró causar lástima en Julia, Y a pesar de que ella podía escapar, No lo hizo por no causarle un disgusto a ella.
Siempre le chantajeaba diciéndole que podía morirse, que necesitaba de los cuidados de alguien. Era el error de Julia, ser muy débil de Carácter.

Damián le buscó, Pero se desesperaba al no tener noticias de ella.
Ese Otoño fue muy deprimente para él. Se encerró en su casa, Y salía muy poco.
Ya no trabajaba el ganado que le heredó su padre; Dejaba que otros lo hicieran.

Meses después, en una Fiesta tradicional de allí, Conoció a la nieta de un vecino muy conocido allí. La mujer se llamaba Nora, Y desde pequeña fue cuando estuvo allí. Él quedó cautivado con su belleza, Y ella por la de él.
Él le preguntó su nombre, Y entablaron una conversación, que duró horas.
Al día siguiente salieron a la plaza, Y rápidamente se hicieron novios. Él no le habló de Julia, Y al poco tiempo de conocer a Nora, reemplazó el amor de Julia.
Fue a los mismos lugares que fue con ella, tenía los mismos detalles también. Pero esa vez, podía estar tranquilo que no había un padre que impidiera que estuvieran juntos.
Pero no duró mucho su Felicidad. Nora murió de un tumor cerebral al par de años.
Damián quedó sumergido en depresión. Una depresión que lo hizo un hombre amargado, que salía poco, Y que llegaron a apodarle el vampiro, debido a que sólo salía de noche algunas veces.

No volvió a casarse. Quedó con el recuerdo de ella, de Nora.
Había una enorme pintura de ella, que todo aquel que entraba a su casa, Podía mirar.
Mientras tanto, absurdamente, Julia aún pensaba en Damián, Se preguntaba si él aún pensaba en ella, Pero se habría sentido muy mal si se hubiera enterado que él Ni la tomaba en cuenta, que le era indiferente, Y que sus pensamientos eran para otra, Para Nora.
Julia sólo estaba para servirle a su tía, Y a veces deseaba regresar al Otro pueblo, Para tener noticias de él, Pero no lo hacía por Falta de valor.
2 años después murió su tía, Y se tuvo que regresar a vivir con su padre.
Pero al poco tiempo murió también él.
Julia se sentía muy triste. Le traía tantos recuerdos el pueblo solitario, Y ya no tenía a nadie que le acompañara, Ni siquiera a su padre. Los otros parientes, desde hace muchos años dejó de frecuentar, Por culpa de su padre, así que, no tenía a nadie más. Damián Y Julia sufriendo, ella por él, Y él por otra.

El recuerdo de Damián llegó a convertirse para ella algo tan valioso, que le causaba alegría, aunque muchas veces tristeza. Recordaba esos viajes en barco, esos viajes en tres, esas Flores que él le regalaba, esos poemas que le escribía.
Nunca se casaron, Pero vivieron como esposos.

Un día tomó valor de ir al pueblo de donde era Damián, Pero tuvo una mala noticia, le dijeron que tenían como dos semanas sin saber nada de él.
Diariamente iba, Pero nadie le daba razones.
Fue a buscar a la tía de él, Pero la casa estaba abandonada.
Damián había decidido irse lejos de allí, Y se llevó a su tía.
Pero Julia estaba con la esperanza de volverle a encontrar.
Meses después conoció a un hombre del otro pueblo, que tenía poco de vivir allí, Y se hicieron novios.
Ella sentía quererle, Pero al poco tiempo de estar casados, él comenzó a golpearle.
Le trataba muy mal, Y ella se hizo sumisa, dejó de quererle, Y volvió a aferrarse al cariño de aquel recuerdo de Damián. Pero él ya no pensaba en ella, no lo hacía desde que apareció Nora. Seguía sumergido en su depresión, una depresión no disminuía con el tiempo.

Pasaron muchos años. Julia soportando los malos tratos de su esposo, Damián tranquilo, Pero solitario. Murió su tía, Y se dedicó más a su ganado y a la pintura. No quiso volver a enamorarse, Por miedo a sufrir de nuevo.

Murió el esposo de Julia, Y ella a sus 58 años de edad, no pensaba en volver a casarse. Ya habían pasado 40 años del romance que tuvo con Damián, Y aunque con los años aprendió a superar su ausencia, a veces pensar en él, le agradaba.
Una tarde de Otoño, ella estaba en el río, en el mismo donde hace muchos años se encontró con Damián. Observaba el paisaje con su soledad. Se sentía solitaria, Pues su vida desde que se casó con ese hombre que la maltrataba, Fue muy rutinaria. Tuvo dos hijos con él, que ya estaban casados, Y gracias a eso no llegó a ser tan infeliz.
Oye pasos de un caballo, Y voltea; Era Damián. De los ojos de ella salieron lágrimas. Se le acercó, Y le llamó por su nombre. Él con poca sorpresa fijó sus ojos en ella, Se bajó del caballo, Y le sonrió.

-Dónde estabas? Le preguntó ella.
-Dónde estabas tú? Le preguntó él.
-Me llevaron con una tía. Pero cuando murió regresé al pueblo Solitario. Después de un tiempo, te busqué, Pero no estabas ya.

Platicaron por un par de horas. Ella le contó de lo que fue su matrimonio con ese hombre, que tiene dos hijos, Y le confesó que le extrañó.
Él no le habló de Nora. Sólo le dijo que su vida fue buena en esos años.

-No pensaste en mí? Le preguntó Julia pensando escuchar un sí.
-Han pasado 40 años. Hay cosas que olvidé.

Julia sintió mucha tristeza al escuchar eso.
Se despidieron, Y prometieron que volverían a mirarse.
A la semana siguiente, se volvieron a encontrar en el mismo lugar. Damián ansioso de tener una compañía, Y ella, aún sentía algo al sentirle cerca. Lo que quizá sucedía, es que, se aferró a él por años, al no haber podido encontrar a alguien que reemplazara su ausencia. Él la reemplazó, Pero no halló o no quiso encontrar a quien reemplazara la ausencia de Nora.

No le había hablado de ella, hasta que se atrevió. Le platicó que volvió a casarse. Le fue honesto, Y le rompió el corazón con unas palabras:

-Nadie reemplazará a esa mujer.

Él le pidió que se casaran, Y ella aceptó a pesar de que sus hijos se oponían.
A la semana de la boda, él murió. Y Julia volvió a sentir el dolor de su ausencia.
Cada tarde iba a caminar al otro pueblo para revivir aquellos recuerdos.
Iba al río, estaba obsesionada con el recuerdo de ese hombre.

La idea no volverle a ver le entristecía demasiado. Perdió el apetito, Y poco a poco fue perdiendo Fuerzas, hasta que murió. No pudo soportar haber recuperado a Damián, Y volverle a perder.










Una vez sentí la temperatura de -3 grados, Y no fue nada agradable. No pude dormir del intenso frío. Ahora, me puedo imaginar lo que debe de sentir la gente que vive en Oymyakon, una pequeña ciudad que queda a 7 kilómetros de Moscú.

Tiene poco menos de 2500 habitantes. Muchas veces, los niños no van a la escuela, Cuando la temperatura es menor a los -52 grados celsius. Tanto así, que dicen que, si se arroja al aire un jarro con agua hirviendo, cae está totalmente congelada al Suelo.

Si quieres saber un poco más de esto, Y mirar imágenes del lugar, da click AQUÍ.

Hay muchos tipos de suegras.

-HAY LA SUEGRA QUE NO EXISTE EL DÍA EN QUE NO DIGA:

En mis tiempos las mujeres obedecían al marido.
En mis tiempos las mujeres no cuestionaban las decisiones del marido.
En mis tiempos las mujeres pedían permiso.

-TAMBIÉN HAY AQUELLAS QUE A SUS NUERAS LE COMPARAN CON LA EX NOVIA DE SU HIJO.

Frecuentemente menciona a la otra, dando a entender que es mejor que la actual novia.

-HAY AQUELLAS SUEGRAS QUE TIENEN EL SÍNDROME DE MÜNCHHASEN:

Frecuentemente dicen que están enfermas, Y han logrado que sus hijos cancelen salidas con su novia (o). Pero resulta que cuando las llevan al doctor, dicen sentirse mejor.

-LAS QUE LE REPITEN A SU NUERA ESTO:

En mis tiempos las faldas iban abajo de la rodilla.
Te echaste demasiado maquillaje.
Para qué te pintas el cabello? Ni que tuvieras canas.
Deberías enseñarte a cocinar.
Estás gastando demasiada agua.

-LAS QUE MANIPULAN:

Este tipo de suegras frecuentemente le dicen a su hijo esto:
Tú me vas a matar en cualquier momento.

Con tanto chantaje logran irse a vivir con la pareja.

LAS METICHES:

Siempre quieren estar opinando, aunque no tengan idea de lo que trate.
Cuida que la nuera no gaste demasiada agua, ni luz, a cada rato intenta ser ella quien le enseñe a cocinar para humillarle. Y goza de dejarle en ridículo.

LA QUE PARECE CAJERO AUTOMÁTICO:

Los cajeros automáticos sacan billetes. Este tipo de suegras los absorben de la cartera del hijo. Suelen administrar el dinero de ellos, a pesar de que estén casados.

LAS QUE ACOMPAÑAN A LA PAREJA DE NOVIOS A LOS PASEOS:

Estas suegras cuando su hijo va a pasear con su novia, dicen sentir deseos de acompañarlos. Por ejemplo, si dice que va a ir al cine, la suegra dice esto: Tengo ganas de mirar una película.
O si el hijo dice que va a tal restaurante, ella dice:

Tengo ganas de comer la comida que venden allí.

Esto de las suegras fue inspirado en Doña Lucha.
Miren este video.

DOÑA LUCHA. SUEGRA INSOPORTABLE.


Richar Buckminster Fuller( 12 de julio de 1895 - 1 de julio de 1983).

El hombre que tan sólo dormía un par de horas, tenía por nombre: Richard Buckminster Fuller, Y fue un inventor, diseñador, ingeniero y visionario estadounidense , que para lograr una mayor productividad de las cosas que realizaba, fue capaz de dormir sólo dos horas, Y él decía con seguridad, que se podía vivir normalmente con tal sólo dormir un par de horas al día.

El 11 de Octubre de 1943 la revista TIME lo explicaba: "Una persona tiene un primer almacenaje de energía, que se completa rápidamente, y luego tiene una segunda reserva, la cual tarda más en recuperarse. Así que él pensó que una persona podría ser capaz de acortar sus períodos de descanso si se relajaba enseguida luego de que su energía primaria se hubiese agotado".

Quizá lleguen a preguntarse: Cómo es posible algo así, Si muchos expertos aconsejan dormir 8 horas?

Pues, Yo no creo que esto sea sano. Y no confío en ese método. Pero él sí confiaba.
Y decía esto:

Que cada 6 horas llegaba ese momento de fatiga, y que con dormirse media hora era más que suficiente para sentirse descansado. Cuentan en De Medicina, que el inventor duró 2 años viviendo con este sistema, Pero que lo tuvo que dejar por una evidente falta de compatibilidad con el resto del mundo.

No sé qué decir ante esto. No sé si el hombre lograba sentirse descansado con ese estilo de dormir.
En otra entrada de hace unos meses, hablé de camiones.

Mucha gente sabemos lo que es andar en ellos, lo que es que no haya asiento disponible, e ir apretado porque hay demasiada gente.
Cuando hace calor es muy desagradable, Pero también, cuando hace frío, ya que, algunas veces los choferes de camión tienen encendido el aire acondicionado. Y lo peor, es que, te cobran ese servicio de aire, a pesar de que el cuerpo no lo requiere.
Andar en camiones es bueno, en parte, debido a que no se contamina tanto el planeta, como si cada persona que anda en el camión, manejara un coche.

Hoy me sucedió algo muy vergonzozo, Y no soy la única a la que le ha sucedido esto.
Fui al súper mercado, y justamente subiendo el transporte, se abrieron las bolsas con el mandado. Traía como 5, Y dos de ellas tenían un agujero en la parte inferior. Recuerdo la jicama y la lechuga rodar por el piso del camión, Y la gente, amablemente ayudándome.
Pero me sentía desesperada, debido a que, cuando intentaba meter lo que acababa de salir, volvía a salir algo más, debido a que el agujero era enorme.
Bajé a como pude, con ayuda de una persona, Y al bajar, fue peor, pues no podía cruzar la calle, debido a que se me caían las cosas. Una mujer muy servicial, me regaló unas 4 bolsas para echar el mandado, que aunque, no era tanto, Pues no podía con él.

Bueno, esa es algo de lo que puede ocurrir en los camiones.
Otra cosa, es, que se le esté haciendo a uno tarde para ir a algún lugar, como el trabajo, Y que no se pare, y por ese motivo, lleguemos tarde. También, puede ocurrir, que nos confundamos con el nombre del camión, Ya sea por ser noche, y nos subamos a otro. Y algo también muy común, es que se suba alguien a vender algo.
Ejemplo: Señoras y señores. Les vengo ofreciendo este producto natural, que sirve para la hernia que usted tiene. También lo puede usar para el resfriado, dolor de pies, dolor de cabeza. Es muy milagroso. Lo tengo a un precio muy bajo.

Ese fue un ejemplo. Otra cosa que también sucede, es que, se suba alguien con su instrumento musical, a cantar, para conseguir algo de dinero.
Y no falta quien suba y diga esto: Señora, vengo de otra ciudad, Y no traigo para el transporte para regresarme. Yo prefiero andar pidiendo, que asaltar.

Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: