¿Por qué nos gusta engañarnos?