Continuación: La agonía de Herminia