Esperando que el celular suene, que emita algún sonido, de que al menos has recibido un mensaje. Y qué decepción te da cuando así sucede, pero cuando te das cuenta que ese mensaje es de tu telefonía, para anunciarte una promoción. ¡Qué sé yo! Llamadas gratis, por ejemplo.
Pasan las horas, y no ha vuelto a sonar. Esperas con ansias una llamada, quizá de alguna persona en especial, quizá de cualquier persona, que te demuestre que estuvo pensando en ti. Quizá algún pariente al que tienes años sin mirar, sin escuchar.
Te sientes sumergido en la soledad, y necesitas con quien hablar.
Te descuidas al celular, y decides ponerte a hacer algo de provecho. Limpias tu casa, aprendes algún instrumento, o quizá, te vas a hacer algo de ejercicio. Piensas que quizá cuando revises el celular, te encontrarás con la novedad de alguna llamada perdida, o por lo menos, un mensaje de alguien que se acordó de ti.
Regresas a ponerle atención al móvil, y te duele el alma, pues nada, ninguna llamada, ningún mensaje. Así pasan un par de días. Quizá esperabas que tu novio se comunicara, quizá tu ex novio, quizá algún familiar, quizá tu amiga, tu amigo.

Te pones a pensar, que hay gente que apaga el celular para no ser molestado, y que a veces, lo que tú necesitas hacer, es apagarlo, pero porque no quieres darte cuenta que nadie te llama. A veces haces eso. Apagas el celular, porque prefieres no darte cuenta que nadie te llama. Pero ánimos! Tus emociones no deben depender de nadie, al menos que sea por alguien que esté muerto o enfermo, o alguien de quien no depende su ausencia. Si extrañas a alguien, pero ese alguien no te extraña, pues por qué tienes que sufrir? ¿Cómo vas a sufrir por alguien que no quiere estar contigo?

O si te das cuenta que el celular no suena, si tienes saldo, márcale tú a alguien de quien te estés acordando. Si alguien no nos recuerda, hay que hacer algo para que lo hagan.
A veces mi memoria falla, y algo tan sencillo, no recuerdo, como dónde dejé las llaves.
Eso es lo más común. A veces olvidar las llaves, es tan desesperante, u olvidar una fecha importante, como la de un examen, entre otros olvidos momentáneos.
Pondré 25 palabras, y al final escribirás en una hoja las que recuerdes.
Si tienes de 15 hacia arriba, tu memoria considero que está normal. Si tienes de 20 hacia arriba, tienes muy buena memoria. Y si tienes 25...¡Tu memoria me sorprende!

¿Estás listo?

Perro
Violeta

Recepción
Llorar
Conspiración
Zanahoria verde
Rosa
Complemente
Ruborizado
255
Bob
Cuadrado
Pera
Pastel
Cumpleaños
Telenovela
Amor
Bujía
Electrón
Español
1220
Música
Nirvana
Vigésimo
Esta es la letra de una de mis canciones.

Algunas veces prefiero no verte
porque cuando te tengo cerca
me lastima darme cuenta que
no te hago feliz.

He estado esperando escucharte
lo que desde hace meses sospecho
pero el miedo me invade.

Me duele, y no sólo es tu culpa
porque en este momento podría alejarme de ti
y comenzar a superarlo.

Pero no me voy.
Es peor
Porque crece mi dolor.

Y si esto es tan complicado
es porque yo lo he hecho así.
Pero no me voy
Es tan simple. No me amas
¿Para qué le sigo dando más vueltas a esto?
¿Para qué sigo buscando más respuestas?

Es tu mirada, tus escasos abrazos
las veces que me has dejado esperando
tu mal humor, entre otras tantas cosas
las que me han hecho dudas.

Debería de convencerme
que ya es momento de aceptar la realidad
Ya intenté salvar este amor
Ya me cansé
Me miraste llorar y
me estoy desgastando.
La verdad, casi no me gustan las telenovelas, pero, anoche, mientras cenaba, no pude evitar mirar una parte de una llamada: Por ella soy Eva.
Ya sabrán, típico que sea por culpa de la mamá de uno, pues a las señoras les encantan estos dramas.

Me quedé incrédula por lo que miré, pues, se supone que el actor llamado Jaime Camil, se vistió de mujer, y nadie le reconoce. ¿Cómo es posible que el productor o quien se encargue de eso, crea que con una peluca, un poco de maquillaje y ropa de mujer, ya nadie va a reconocer a una persona. Si la misma cara del hombre, sólo que, tenía que ser telenovela, pues sólo allí suceden esas rarezas, de que si alguien se pone una peluca, ya nadie le reconoce.
Yo antes tenía el cabello castaño natural. Un día se me antojó pintarlo de negro, y no por eso, la gente ya no supo quién era. Es ilógico que un cambio como ese ya las personas no me reconozcan. Si uno a veces llega a reconocer a gente que miró desde niños.
No me amargan las telenovelas, sólo que me parece increíble que se sigan repitiendo los mismos argumentos, que se caiga en el estereotipo de que la gente rica es rubia con ojos claros por lo regular. Que se repita la historia de la sirvienta que es hija de la millonaria de la dueña de la casa, que hasta el final se sepa la verdad, que el rico se enamore de la pobre, que haya una villana que luche por separarles.
Telenovelas como:

Marimar.
María la del Barrio.
María Mercedes.
Cuidado con el ángel.
Entre otras, son algunos ejemplos de lo que estoy hablando.
¿Por qué no puede haber una telenovela que se parezca a la realidad? Donde los protagonistas no siempre queden juntos, donde no sea tan común que uno de repente se encuentre con un padre millonario.
A veces me pongo a pensar que mi existencia es un milagro. Suena raro, pero soy afortunada de estar aquí. Entre millones y millones de personas en el mundo, fueron a encontrarse mis padres, y por ellos, surgió mi existencia. Si ellos no se hubieran cruzado, no hubiera nacido yo. Y profundizo, si los padres de ellos tampoco se hubieran encontrado, ni mis progenitores hubieran nacido, ni yo mucho menos. Sé que te puede parecer tonto esto que digo, pero si te pones a pensar, es mucha coincidencia tu existencia. Coincidencia, porque pudo no haber sucedido. Mi madre conoció a mi padre en un autobús. Fue coincidencia, porque, si a ella se le hubiera hecho tarde para llegar al trabajo, en vez de tomar ese autobús, hubiera tomado otro, y quizá a causa de eso, mi existencia no hubiera surgido. Se hicieron novios, luego se casaron, y nací yo.

Nuestra existencia se debe a millones de personas. Personas que se fueron cediendo los genes. Si algo no hubiera sido como lo fue, y por ejemplo, si el abuelo de tu abuela hubiera muerto antes de que ella naciera, tú existencia no se hubiera logrado.
Ni tu abuela hubiera nacido, mucho menos tú.

Así que, andar por este mundo, es una gran coincidencia.
La vida y la muerte, son un complemento. Desde el primer instante de nuestra existencia, comenzó nuestro camino hacia la muerte, sin fecha ni hora definida. Porque, cada día nos acercamos a ella, luchemos lo que luchemos, aunque nos cuidemos demasiado, aunque hagamos el bien, o aunque hagamos el mal.
Es que, con sólo pensar lo que me espera, que tarde o temprano mi cuerpo se reducirá a polvo, no puedo evitar sentirme mal. Saber que soy alguien, pero que algún día no seré nada, cuando no esté, probablemente haya quien me recuerde, pero eso qué importa, pues dejaré de percibirlo. Dejaré de pensar, de sentir, de mirar. Y aunque dicen que la muerte no nos pertenece, ya que, cuando estamos vivos, la muerte no se encuentra, y que, cuando estamos muertos, no nos damos cuenta que se encuentra.
De cualquier manera, no es lindo, al menos para mí, el morir.

Quisiera que mi estancia en el mundo y de quienes amo, sea eterna. Pero ni siquiera la gente que hizo grandes aportes a la ciencia, se salvó. Ni siquiera Albert Einstein, Newton, pues fueron humanos como nosotros, y el destino del humano es la muerte. Por eso, a veces me preguntó cómo en ocasiones podemos sentirnos tan indispensables. Jefes prepotentes, cantantes que se sienten la última gota de agua, ricos que se sienten superiores, si todos, sin excepción, vamos a convertirnos en polvo. Nuestra energía de lo que fuimos no se destruirá, sólo formará parte del universo, pues seguro habrás escuchado que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma. Pero dejaremos de ser lo que somos, ese alguien al que le damos sentido en vida, pero que un día, y no tan lejano, dejará de existir. Soy una persona más, así como tú lo eres, especial para quienes me aman, pero indiferente hacia los demás.

El sentido de la vida, para mí es mucho, pues amo vivir, por eso mismo, temo a morir.
Sé que lo importante es mientras vivo. Debo disfrutar:D
Y tú le temes a la muerte?
Todos mentimos. A veces nos justificamos diciendo que es una mentira pequeña, que eso no es un pecado. No lo sé, pero no creo que haya alguien que siempre diga la verdad. Hasta los niños están en la necesidad de mentir, y aprender el arte del engaño. Quiebran un cristal, y saben que sí dicen la verdad, estarán en problemas, así que, creen que es mejor negarlo.

No es que mentir nos haga sentir mejor, simplemente que, a veces no queremos que nuestros errores queden al descubierto. A veces, podemos mentir para ponerle sabor a una plática. Quizá si miramos 4 elefantes, digamos que miramos a 10, y con eso, logremos que el receptor quede sorprendido, y más interesado en la plática.

De pequeños nos enseñamos a mentir. No sé cómo, pero poco a poco nos damos cuenta que mintiendo podemos salvarnos de determinados situaciones. De hecho, hasta nuestros padres nos enseñaron que las mentiras pueden ayudar, como por ejemplo: "Dile a ese señor que viene a vender, que no estoy".
Mentir no es que sea malo, ni bueno, pero a veces es necesario. Te puede impedir que te despidan de un empleo, como por ejemplo. Te puede impedir que te reprueben en una materia. Así que, mentir es de humanos. Puede ser una mentira piadosa, pero no deja de ser mentira.

Si alguien tuvo una vida promiscua, y le pregunten cuántas veces ha tenido relaciones en su vida, se verá en la necesidad de mentir, y no decir el número que le incomoda.

Hasta los médicos mienten, pues a veces, ocultan el verdadero mal de un paciente.

Frecuentemente la mercadotecnia nos atrapa con su publicidad engañosa. Te ponen en la imagen una hamburguesa de tamaño tentador, pero cuando la miras, te decepcionas.

Mentiras como que determinado artículo está con X descuento, pero te están engañando, o creyendo que te engañan, porque le tuvieron que subir al precio, para ponerle descuento. Mentiras como que te dan 30% más de producto, pero lo que te dan 30%, es del envase.

A veces mentimos, y no nos damos cuenta que las personas se dan cuenta. A veces decimos mentiras tan obvias, que se hace evidente lo que son: Mentiras.
Mentiras como:

-Mañana te lo pago.
-No pude ir, porque tuve visitas.
-No es que no quiera, es que no puedo.
-Estoy allí en 5 minutos.
-Yo no era el que estaba allí.

Pero cuidado con la frecuencia que mientas, porque si tus mentiras son más frecuentes que las verdades, entonces te considerarán un mentiroso(a), y eso no es agradable.

Hay quienes mienten sólo por gusto, y no sólo por necesidad. Si les prestan un auto nuevo, dicen que es suyo. Hablan de que tienen dinero, de lo que les costó lo que compraron, de sus amoríos en cantidades enormes, sin ser cierto. Eso en vez de atraer a personas, genera que se alejen, pues si para alguien que cuenta historias estamos, mejor miramos un programa de chismes o Laura, pues ambos mienten.
Si alguien dice que nunca miente, está mintiendo.

Mentiras al jefe del motivo de por qué llegaste tarde.
Mentiras al cobrador, de por qué no le has pagado.
Mentiras a tus padres, de por qué hueles a alcohol. Que sólo fue una copita.

Esas mentiras te salvan de situaciones incómodas. No es que quieras hacerlo, es que necesitas hacerlo.
Mentimos para no lastimar a alguien, para no preocuparlo. Si alguien es feo, y te pregunta si lo es, no le dirás que sí.


El engaño más usual es el auto engaño:


"Me quiere, pero así es él". ¿Cuánta gente no se habrá dicho eso para sentirse mejor?
Justificar el comportamiento de alguien, porque se pretende disminuir el dolor.
"Va a regresar".

"Si hoy no me llamó, mañana lo hará".
"Va a dejar a su novio (a) por mí".
Eso es lo que se suele decir uno mismo para sentirse mejor.
"No estoy enferma. Debe de ser cualquier malestar". Eso también es común, y más peligroso, porque, la salud está en juego.

En vez de intentar mirar la realidad, se acostumbra a ver las cosas como uno las espera.

Quizá alguien que se preocupa por ti, que quiere que te sientas mejor, te dice:
"Sí te ama ese chico (a). Lo que pasa es que es muy tímido (a)".

Esta entrada fue inspirada en un video que miré, llamado: Simplemente no te quiere. Trata de intentar justificar comportamientos de la gente, para no sentirnos tan mal.

Si sigues creyendo que te ama a pesar de que te es infiel, preocúpate por ti, porque eso que piensas no es normal.

Si te golpean, y piensas que es por tu culpa, aléjate, porque puedes terminar en una tumba. Si te has preguntado cientos de veces por qué demonios no te ha llamado ese chico (a) en días, y tú mismo te respondes, que es por qué debe de estar muy ocupado, que quizá no ha podido, que no tiene saldo, deja de justificar la indiferencia. Un minuto de tiempo cualquier persona te puede dar, al menos para recordarte que piensa en ti.

Si piensas que él (ella) no te quiere porque no te presta atención en días, ni para enviarte un mensaje breve, en vez de darte miles de respuestas tú misma, mejor pregúntale qué es lo que sucede. Si a pesar de sus palabras, sigues dudando sobre su interés, sigue con tu vida, y deja que las cosas fluyan.
Hay quienes dicen "Te amo" porque de verdad lo sienten. Hay quienes lo dicen para cumplir un objetivo, como: Sexo, dinero, favores de cualquier otro tipo. Eso muestra la inmadurez de la persona y la falta de sensibilidad.
Hay veces que en la confusión puede decirle uno a alguien que le ama. Sólo en las telenovelas puedes amar a alguien con la primera vez que le miras. No nos engañemos: El amor es un sentimiento que se va formando con el tiempo, con la convivencia constante, con los buenos tratos, con estar con alguien en las buenas y en las malas.
Aquel que te diga que te ama, y cuando estás en problemas, te da la espalda, corre, aléjate, no le creas.
Aquel que dice que te ama, y te pide la famosa "prueba de amor", y si se la niegas, se enoja, pues duda de si en verdad te ama.

Decir "Te amo" para muchas personas puede resultar fácil. Es tan fácil que te digan esas mentiras. Es tan común la infidelidad, la falsedad, la conveniencia.
Aquel que te dijo " Te amo", y a los pocos días te dejó para irse con otro(a), pues date cuenta que no fue honesto (a).
Aquel que te dice que te ama, pero que casi nunca te busca, ni siquiera te llama para preguntar cómo estás, se está contradiciendo en el mayor de los casos.
No importa si la relación es de novios, de esposos o de lo que sea, si ha terminado, sea el motivo por el que sea, debes evitar hacer estas cosas:

1.-Intentar saber de él/ella:

Muchas veces, las personas buscan lastimarse. Se aferran a algo, y eso complica la situación. Si quieres superar una ruptura, lo que debes de hacer es alejarte de esa persona por un tiempo. No llamarle, no escribirle, no revisar su facebook para saber qué ha hecho, no chatear, no preguntar por él o por ella.
Si no dejas de hacer eso, estás aumentando tu dolor. Si tu ex te dejó ya sea, porque se interesó en otra persona, deja de intentar averiguar cómo es la nueva pareja de él/ella. No te compares con esa persona, ni piensas que es mejor que tú. Simplemente, que cada quien tiene diferentes intereses, y si, te han reemplazado por alguien más, debes pensar que ya llegará quien te valore. Si tu relación terminó por tus errores, pues intenta mejorar, para que a la próxima no se repita la situación.


2.-Evitar llorar:

¿Quién dice que llorar es malo?
No lo es, y no porque lo diga yo. Simplemente, que cuando lloras, estás desahogándote. Llora lo que necesites llorar. Necesitas vivir el duelo, pues es algo normal después de una separación. Pero hay algo que debes de evitar hacer, y tiene que ver con el punto anterior. Debes de evitar mirar las fotografías con tu antigua pareja, leer las cartas que te envió, los correos que se enviaron, escuchar las canciones que se dedicaron. Si es posible, rompe todo lo que te vincule con esa persona. Rompe las cartas, las fotografías, borra los correos. No busques lastimarte más. Pero si crees que tu ruptura es temporal, pues, piénsalo dos veces antes de hacer eso.

3.-Usar las manipulaciones:

Es válido luchar por tu relación, pero hay maneras más sanas de hacerlo. Debes de evitar las manipulaciones para que tu ex regrese. Manipulaciones como decir:
"Si me dejas, me mato".
"Sin ti, mi vida pierde sentido".
"Si me dejas, te vas a meter en problemas con mi familia".
Eso de cortarte las venas para que no te dejen, tomar pastillas, o lo que sea que atente con tu vida, puede ser que evite que la relación no termine, pero qué tipo de relación tendrás. ¿Te parece agradable que alguien esté contigo sin amor? ¿Te parece lindo que alguien no te deje por lástima o por miedo? ¿Te parece lindo poner en peligro tu vida de esa manera?
Hay quienes buscan embarazarse para mantener una relación. ¿Te parece lindo que alguien esté contigo por un hijo?
Pienso que lo más lindo de una relación es saber que tu pareja esté contigo por amor. De nada sirve tener a alguien que no es feliz a tu lado.

4.-Hacer escándalos/Amenazas.

Eso de ir a reclamarle a la nueva pareja de tu ex, te resta puntos. Sé que puedes estar muy resentida, pero eso lo que más hará, es lastimarte.
Es típico que en el resentimiento, se le envíen mensajes anónimos o no anónimos a la nueva pareja de tu ex, que se le golpee o se le mande a golpear, que se le insulte con palabras antisonantes.
Se han cometido tragedias por eso. Hay quienes han asesinado por eso, han intentado romper la nueva relación de su ex pareja. ¿Crees que con eso él/ella volverá a ti? ¿Crees que si esa persona desapareciera, él/ella volvería a amarte?
No actues como si él/ella fuera la última persona en el mundo para formar una relación.

5.-comenzar otra relación rápidamente:

Puede que a veces haya funcionado, pero eso comenzar una nueva relación en cuanto terminas una, puede causarte más dolor. Necesitas tomarte un tiempo para reflexionar de lo que sucedió. Necesitas vivir el duelo, intentando que no pase mucho tiempo, pues el tiempo es oro.

6.-Perseguir a tu ex:

Aunque parezca raro, la mejor manera en que puedes recuperar a alguien, es alejándote. Necesitas dejarle sin ti para que reflexione si te necesita, para que se dé cuenta sin lo que se quedó. Seguro habrás escuchado esta frase:
Si amas algo, déjalo libre. Si regresa, tuyo es, si no regresa, es porque nunca lo fue.
Eso de andarle escribiendo miles de cartas expresando tus sentimientos, reclamándole lo que te hizo, no es buena técnica para recuperar a alguien. Dale tiempo. Demuéstrale a esa persona con tu ausencia, simplemente, lo que está perdiendo. Porque si no dejas de perseguirlo, nunca se dará cuenta lo que es estar sin ti, y como no te extrañará, se alejará más y más de ti.
Si te dejó porque cometiste un error, entonces allí es cuando debes de luchar porque regrese, y la mejor manera en ese caso, no es con tu ausencia, sino, demostrando tu amor, demostrando que cambiarás.

7.-Intentar darle celos:

Eso de que quieras pagarle con la misma moneda, no es recomendable. Lo que estarás demostrando es que, fue mejor que te haya dejado. Estarás demostrando tu inmadurez.
Con pasar de la mano de alguien más delante de tu ex, no lograrás que se arrepiente de haberte dejado.
"Nunca te dejaré". Quizá alguien te haya dicho eso alguna vez, y a la semana ya no era tu novio o novia.

"Eres el amor de mi vida". Y a los pocos días, esa misma frase hermosa, se la estaba diciendo a otra mujer.

Es común que las personas caigan en la idealización. Conocer a alguien al que consideramos especial, pero cuando le conocemos un poco más, nos damos cuenta que exageramos. Sí, comienza un noviazgo, y la compañía entre ambas personas es armoniosa, se ríen de muchas cosas, se dicen palabras bonitas, quizá, carentes de verdad. Se piensa que esa persona es perfecta, que es con quieres estar toda tu vida. Sólo de pensar que pronto la verás, sientes algo muy maravilloso. Lo curioso es que no has convivido mucho con él o ella, y ya crees amarle, y conocer demasiado sobre su persona. Te encanta abrazarle y escucharle decir palabras bonitas. Pasan los días, y te das cuenta que cometiste errores, y que has caído en un noviazgo efímero. Lo peor es que, se repite la historia: Volviste a idealizar a alguien de quien no tenías ni la mejor idea cuáles eran sus intenciones.
Un noviazgo efímero es aquel tipo de relación que termina pronto. Es cuando te haces novio de alguien quizá por un día o menos. Quizá un mes o dos. Es tan común que suceda esto, ya sea, porque aceptaste ese tipo de relación con alguien que a pesar de no haber convivido mucho, sentiste amar erróneamente, porque te lastimó.

En este tipo de noviazgos es muy común la exageración, la mentira, la confusión, la idealización. Alguien explota su lado poeta para conquistarte, y tú, halagado o halagada, aceptas un romance. Es común que te estés preguntando si te ama esa persona, pero es tan sencillo: Si te dice que te ama, pero te trata de una manera que parece lo contrario, no deberías de tener dudas.

Es muy común llegar a idealizar a una persona, llegar a confundir el amor. "Me quiere a su manera". Quizá escuchaste a alguien que dijo esto. Es sencillo, si alguien te quiere, no te querrá lastimar. No nos compliquemos más la vida.
"Acepto tus condiciones, pero no me dejes". Esto es frecuente también que alguien con baja autoestima le diga a alguien que le da sólo migajas. Personas que con tan de seguir con alguien, quizá casado, comprometido, aceptan humillarse, aún estando evidente que no se les ama, pero se hicieron dependientes emocionalmente a ese alguien. Esperar una llamada por días, esperar una visita.
A esto no le llamo amor. A esto le llamo obsesión.
Porque a veces somos algo masoquistas. Valoramos lo que nos hace daño.
Susana había tenido un novio quien le demostraba su amor, le daba su tiempo, su apoyo. Pero ella le despreció, ya que extrañaba a su ex novio, quien no le valoró, quien sólo la quería para el acto sexual. A eso no se le puede llamar amor.

¿Amor a primera vista?

Quizá crees que el amor a primera vista exista. Por lo menos yo, no creo que el amor pueda surgir con una simple mirada. Tampoco creo que con días pueda surgir ese sentimiento. Pienso que el amor, va surgiendo con la convivencia, conociendo los defectos, las virtudes, estando con alguien en las buenas y en las malas. Porque muchas veces se cree amar a alguien, y estás sólo en las buenas con esa persona. Quizá quedaste deslumbrada por la posición económica de alguien, de su poder en una empresa, y te sentiste halagada o halagado porque esa persona tan "Importante" haya puesto sus ojos en ti. Pero te has puesto a pensar qué pasaría si esa misma persona fuera el barrendero de la empresa. Quizá no le "amarías". No confundas amar a alguien, con amar su condición. A lo que me refiero es que, muchas veces se confunde el amor con eso. Ves a jovencitas con ancianos millonarios, pero crees que si esos ancianos fueran albañiles, tuvieran esa "suerte" de ser "amados" por una persona con decenas y decenas de años menor. Una de las ventajas que tienen los pobres es, que no dudarán de si alguien está con ellos por amor.

Si tienes un novio o novia muy guapo, pregúntate si seguirías con esa persona si dejara de serlo, si perdiera una pierna, si tuviera un accidente que le marcara el rostro, si le salieran arrugas, si se quedara calvo. En eso consiste el amor, que no termine tu sentimiento porque algo superficial cambie en tu pareja. ¿Crees que una madre dejará de amar a su hijo porque se hizo feo? Sé que el amor de madre no se compara con el amor de pareja, pero el final de cuentas, es amor.

¿Le seguirías amando si de repente te dice que ha quedado en la ruina?

Pregúntate si tu esposo, novio, amante, o cualquier persona a quien dices amar, perdiera su poder en alguna empresa, lo seguirías "amando". si tu novio famoso, dejara de serlo, lo seguirías amando. Esto tiene que ver algo con el fanatismo. Muchos jovencitos creen amar a los cantantes famosos, a los actores o actrices. De hecho, hay quienes se han suicidado por ellos. Pero no es que le amen a ellos, simplemente se obsesionan. ¿Cómo van a amar a alguien con quien nunca han convivido? Alguien que ni siquiera sabe que tú existes, que ni se daría cuenta si tú estás enfermo, si tú te mueres.


¿Le seguirías amando si de repente te dice que ha quedado en la ruina?

Idealizar a una persona te puede tener muchas consecuencias. Embarazos no deseados, enfermedades de transmisión sexual, heridas emocionales, pérdida de tiempo, de dinero.

Embarazos no deseados:

Cuando lo miraste por primera vez, sentiste algo hermoso. Sentiste que entre tú y esa persona había química. Pronto te hiciste novio te él, y a los pocos días, sentías amarle, deseos de estar para siempre con esa persona "tan especial". No conocías sus verdaderas intenciones. Te pidió sexo, le dijiste que no, y no volviste a saber más de él en días. Te sentiste culpable. Tenías miedo de perder "su amor", y le buscaste para decirle que habías cambiado de opinión, que le darías "la prueba de amor".
Se la diste, y él te dijo que te amaba. El problema no fue eso, sino que, tú le creíste. Tú eras estudiante, tenías sueños, pero quedaste embarazada, y tu chico desapareció. Tuviste que dejar la escuela, para trabajar, cuidar a tu hijo, ya que tus padres te dijeron que te hicieras responsable de tus actos. Tenías apenas menos de 20 años, y un hijo en brazos. Comprendiste que te precipitaste, que caíste en la idealización. Si eres inteligente, no repetirás el mismo error.

Enfermedades de transmisión sexual:

Lo conociste en una fiesta. Te pidió tu número, y los pocos días se fueron a comer. Él te declaró sus sentimientos, y tú, sumergida en la idealización, lo creíste el chico indicado para ti. A tu familia, tus amigos les hablabas tanto de sus "virtudes", pero sólo conocías eso, pues sus defectos estaban ocultos. Él se esmeraba por parecer especial contigo. Cometisme el mismo error de la chica de el embarazo no deseado, con la diferencia de que, desafortunadamente tú no quedaste embarazada, sino que, te contagiaste de VIH. Si antes creías que no pasaba nada, que la vida es corta, con esa experiencia cambiaste de mentalidad. Te diste cuenta lo peligroso que puede ser caer en la idealización de una persona, porque te ciegas, confías excesivamente, te dejas llevar por esa emoción que te anestecia la razón.

Heridas emocionales:

Te ilusionaste tanto con esa persona. Te encantaba que te dijera palabras románticas. Los primeros días del noviazgo parecía un caballero: Te abría las puertas para que tú entraras o salieras, te daba regalos, te enviaba poemas, te decía tantas palabras bonitas. No tenías ni el mes conviviendo con esa persona, y creías conocer mucho sobre él o ella. Le creías incapaz de lastimarte, y le creías cuando te decía que estaría contigo hasta la muerte. Sus intenciones estaban ocultas. Quizá quería sólo sexo, quizá quería simplemente divertirse, quizá era gay, y quería aparentar contigo. No importa los motivos, pero te mintió, y tú, por la idealizarle, sufriste.
Te dolió tanto la decepción, que estuviste días en cama sin querer comer.
Cada vez que camino por la calle, es común encontrarme con gente pidiendo dinero, que da diferentes causas: Algún familiar enfermo, necesitar alimentarse, alguna discapacidad, alguna operación urgente, entre otras.
¿Debo darles alguna moneda? No podía evitar preguntarme. Hubo ocasiones que cuando iba en el autobús, era algo típico encontrarme con un hombre de aproximadamente 60 años, con lentes oscuros, y un bastón, diciendo que necesitaba que le ayudaran con alguna moneda, porque iba a ser operado de cataratas. Lo raro era que, cuando la gente le extendía la mano para darle el dinero, él rápidamente reaccionaba. Dios me perdone mi ignorancia, pero nunca quise darle una moneda, y con los meses comprendí que estaba en lo cierto, pues una mañana, cuando fui a pagar el recibo del teléfono, me encontré a ese mismo hombre, sin esos lentes negros, y evidentemente podía mirar bien. Es que, me parecía curioso que ese hombre tuviera años pidiendo dinero, y aún no recaudara para la operación.
No es que sea malo ayudar a los pobres, es excelente, pero a veces hay que saber cómo debe ser la ayuda. No necesariamente tiene que ser con dar alguna moneda, algún billete, quizá un cheque. La ayuda puede ser de muchas maneras:

-Dar algún alimento, cobijas, zapatos, etc.
-Ayudar con tu fuerza física.
-Dar empleo.

Entre otras.
Es que, muchas veces no se sabe qué se hará con el dinero que tú des. Y no es que uno deba meterse en ese asunto, pero en vez de ayudar, puedes dañar a esa persona, ya sea, fomentando el vício, la explotación infantil, la holgazán. Mejor detecta la necesidad real. Si por ejemplo, te dicen que quieren alguna moneda para comprar medicamento, pues si tienes la manera, pregúntale qué medicamento necesita, y cómpralo tú. Si alguien te dice que quiere alguna moneda para comer, pues cómprale tú la comida. Sé que a veces no estarás en condiciones de hacerlo, ya sea por las prisas, pero sí hay oportunidad, ¿por qué no?
Desconocemos qué personas pidan dinero porque realmente lo necesitan.

Es tan común ver a tanta gente pidiendo dinero. Y no los juzgo. Siguen pidiendo porque hay gente que les está dando. Si les contara lo que un día me sucedió. Fue una anécdota curiosa. Estaba en el autobús, y un hombre muy joven se subió, dio unos papeles con la imagen de la virgen de Guadalupe, donde decía: Ayúdame. Soy zordo mudo.
No, no le dí. No creo que ser zordo mudo evite que uno pueda trabajar. Pero eso no es el caso. Le llamé, y rápidamente volteó. ¿No que no escuchaba?

Si quieres ayudar, puedes encontrar muchas maneras de hacerlo. Desde, darle empleo a esa persona, darle alimento, cobijas, zapatos, juguetes, ropa, ir a alguna institución donde sepan qué hacer con tu dinero, y que no sea malgastado en gente vaga, que abusa de la lástima y buena caridad de la gente.
Aunque nadie asegura que lo que des, no sea vendido, pero es mejor que dar en efectivo.

UN CHISTE:

Estaba un limosnero sentado en una banca de un parque, con la mano extendida, para recibir dinero. Un hombre de buenos sentimientos que iba pasando, se detuvo, metió su mano en el bolsillo, y al ver que sólo tenía un billete de 200 pesos (Aprox. 14 dólares).
-Hombre, lo siento. No tengo monedas para darte.-Se disculpó el hombre.
-No se preocupe. Yo le doy cambio. Sacó entre sus remiendos una bolsa llena de monedas.-Dijo el limosnero.
El hombre que iba a dar la "ayuda", dijo:
-Me di cuenta que era necesario darte mi ayuda económica, pero me doy cuenta que quien debe ayudar, eres tú, y a mí, porque lo necesito.



Cuando tu mano izquierda da algo, no debe mirarla la mano derecha.

No me sé bien la frase. Jajajajajaja.

Si tienes poco, da poco. Si tienes mucho, da mucho.
Mientras tú te preocupas de si tu hombre te está siendo infiel, hay miles de personas desvelándose para encontrar la cura a las enfermedades, hay miles que no le gusta desgastarse con cosas tan simples como lo que te sucede, y prefieren mejor usar su energía para aportar al mundo, aunque sea con un grano de arena. Mientras tú te agotas intentando investigar si tu novio, marido, o lo que sea, está con otra, hay muchas personas que no quieren ni siquiera pensar en el cansancio, para seguir investigando, pero con la finalidad de aportar a la ciencia; Nuevos aparatos electrónicos, nuevos medicamentos, nuevos métodos para ahorrar energía.

Mientras los celos te están matando, hay muchas personas arriesgando su vida con tal de salvar la de los demás. Socorristas que lo único que esperan recibir por su ayuda, es una sonrisa, es sentirse útil en el mundo. Mientras tú de tristeza no quieres levantarte de la cama, hay muchas personas que aunque no quieran, tienen que hacerlo, y antes de que salga el sol, pues de eso depende que tengan migajas de alimento.

Mientras tú estás como loca esperando la llamada de tu hombre, hay quienes están esperando que les digan que hay un riñón disponible para su cuerpo.
Mientras que te conformas con las migajas de el infiel, hay miles de oportunidades que te puedes estar perdiendo, de estar con alguien que te valore.

¿Por qué esto? Dejemos de ser tontas. Es suficiente.

Si sospechas de infidelidad, lucha para que deje de ser sospecha. Sé que es difícil hacer como que no sucede nada. Intenta quitarte esa duda, sin miedo a "perder" a "tu hombre", que en realidad no es tu hombre.
Si descubres que son tus imaginaciones, sigue adelante. Si descubres que tus celos son justificados, también sigue adelante. Porque si en verdad te fue infiel, el duelo es necesario, pero de ti depende el tiempo que dure ese duelo.
Deja que las cosas fluyan. Sólo observa sin obsesionarte. Si esa persona te traicionó con otra, llora, pero satisfecha de que te has quedado sin ese hombre al que no le importó lo que tú sintieras.

Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: