Admítelo, alguna vez has caído en el prejucio. Comienzas a adelantarte a los hechos, y después te puedes dar cuenta que estuviste equivocado. Prejuicio: -"Me dejó plantada. No le importa la relación". Posible realidad: -Al novio se le descompuso el coche en pleno tráfico. Prejuicio: -"Le miré en el restaurante con una mujer joven. Me es infiel". Posible realidad: El novio estaba con su media hermana a la que tenía años sin mirar. Prejuicio: "Hoy no me llamó. Ya no me ama". Posible realidad: -Su novio fue a dar a la delegación de policía a causa de un choque. Prejuicio: -"Está muy pensativo. Debe estar pensando en otra mujer". Posible realidad: -El novio está mortificado de sus problemas en el trabajo. Prejuicio: -"Mi novio tenía en su camisa aroma a perfume de mujer". Posible realidad: -Abrazó a su abuelita ese día. Prejuicio: "Me dijeron que mi novio tiene otra novia". Posible realidad: -Quien te lo dijo, resulta ser el enemigo de tu novio. ¿Acaso no has caído en el prejuicio? Porque yo sí, y no me siento orgullosa de eso. Pero las emociones suelen ser más fuertes que la sensatez. Comienzas a hacerte preguntas que tú misma te respondes sin saber si tiene sentido. Sería favorable luchar contra eso, pues podría haber muchas discusiones o rupturas de relaciones a causa de eso. Si no estamos seguros de el motivo que hace que una persona esté actuando de alguna manera, deberíamos tener calma, y esperar a que sepamos las razones. Pero qué difícil es esto. Como si yo pudiera tanto evitar ser prejuiciosa.
Esta es la letra de una de mis canciones. Espero les guste.


Para no lastimarme tuviste que ocultar la verdad. Pero lo que conseguiste, es prolongar mi dolor. Ya lo sospechaba, lo venía venir, pero no me sentía segura. Imagina cómo me tenía la duda.

Hoy comprendo por qué tus comportamientos, has amado a otra mientras fingías amarme. Cómo sentirme después de saber que a ella llevaste a algunos lugares donde estuvimos tú y yo, y que los mismos apodos tiernos que me decías a mí, a ella se los has dicho.

Pero me siento mejor. Esto es mejor que estar dudando de ti, preguntándome por qué tu rara actitud. Me duele, pero esto es mejor que estar allí llorando, desesperándome por no comprender.

No fuiste tan bueno para ocultar la verdad. Hacías cosas que me confundían, y al preguntarte el motivo de tu actitud misteriosa, me culpabas de lo que ocurría. Intentando tranquilizarme con decirme que me amabas.

Pero me siento mejor, a pesar de sentir este gran dolor; el duelo me está desgastando, pero esto es mejor que la duda.

Pero esto no está tan mal. Sólo me queda luchar por superarlo.
Estar llorando por ti mientras tú eres feliz con ella, no es justo.

Pero me siento mejor. Esto no es peor que estar viviendo una mentira, haciéndome preguntas.

Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: