Tadeo tomaba una ducha mientras cantaba una de esas canciones de moda, que son tan pegadizas. Faltaba poco para las 4 de la tarde, y a esa hora, pasaría por su novia para ir a comer a un restaurante. 
Cuando ya estaba listo, a punto de sacar las llaves de su bolsillo, para encender el coche, se le aparece la muerte. 

-Hola, Tadeo.- Le saluda burlona.

-¿Quién eres? ¿Y por qué sabes mi nombre?-

-¿No me reconoces? Soy yo, la muerte.-Siguió con ese tonó burlón.

-¿Y qué estás haciendo aquí?.-Le pregunta nerviosamente. Sentía tanto miedo, que la presión se le alteró.

-Pues así soy, impredecible.-La muerte le responde, pero esta vez, en tono serio.

-Apenas tengo 25 años. ¡Has enloquecido! ¡Yo no quiero morirme!
Tengo muchos sueños por cumplir, y si me muero, no lo conseguiré. Además, me das miedo.-Le responde en tono alterado.

-Eso a mí no me importa. A mí no me importa quién seas ni que planes tenga; vas a morirte. Morir es parte de la vida, así que, acepta que es tu turno.

-Además, tengo una cita con mi novia en menos de media hora. Y si me sigues interrumpiendo, llegaré tardé.

-¡Jajajajajaja!-

-¿He dicho algo chistoso?-

-Mejor deberías de llamar a tu novia, que te queda poco tiempo de vida. Dile algo tierno, ¡qué se yo!-La muerte intenta tener compasión de él.

-Eso significaría aceptarte, y yo no te acepto. Ya que tenga 90 años, con gusto puedes venir. Vete, por favor, que tengo que irme.

-¡Jajajajajajaja!

-¡Por favor! ¡Deja de reírte! ¿Por qué eres tan mala?-Tadeo se sentía desesperado. 

-El tiempo está corriendo.-Le dice mientras mira su reloj.

-¿Y si llegamos a un acuerdo?-Tadeo le hace una señal con su mano, significando dinero.

-¡Jajajajajaja!-La muerte vuelve a reírse. 

-¿Cuánto quieres por dejarme vivir? Con el dinero baila el perro.-

-Sí, es verdad.-Le responde seriamente.

-Entonces, ¿cuánto quieres?-Se sentía aliviado de que la muerte aceptara su proposición.

-Con el dinero baila el perro. Pero yo no soy un perro. Así que, mejor ese dinero, regalálo a alguien, que tú ya no vivirás para gastarlo. Sería buena idea que con eso, se pagara tu funeral.-Su tono era irónico.

-¡Por favor!-Tadeo comenzó a llorar.

-Has perdido tiempo, por suplicarme algo, que no conseguirás. 

Sonó el teléfono de Tadeo; era su mamá.

-Hijo, estoy en casa de la abuela; cuando pases por la panadería, te detienes, y comprar bolillos.

Tadeo estaba ido. No le respondió nada a su madre, y colgó. Después de eso, tomó su móvil y lo estrelló contra la pared.

-¡Quiero que me dejes en paz! ¡Yo no quiero morirme!-Le restregó esas palabras a la muerte, su muerte.

Salió de su casa, desesperado; subió a su coche, y se fue. La muerte se quedó observándolo. Iba por un boulevard muy transitado, cuando por el exceso de velocidad, se le sale una llanta, y eso hace que pierda el control, estrellándose contra una palmera. Murió instantáneamente. De repente dejó de sentir, dejó de de tener conciencia, y ni percibió el instante en que su muerte llegó.
Tadeo ya estaba muerto. 

Su madre fue llevada al psiquiátrico, pocos días después de la muerte de Tadeo,  debido a que creyó que su hijo se había suicidado, por la actitud rara que tuvo unos minutos antes de morir, y porque los vecinos le dijeron que, él salió de casa, a exceso de velocidad, y con comportamiento desesperado. 

A la muerte no le importó que Tadeo estuviera estudiando una maestría, ni que pronto sería su cumpleaños. Tampoco le importó, que fuera de posición económica elevada. Simplemente, de repente tuvo la idea de ir por él, y quitarle su existencia; porque así es,impredecible, misteriosa, repentina, burlona, y no le importa nunca quién seas. La cita que Tadeo tenía con su novia, la muerte la canceló para siempre. No dio motivos; simplemente le dio un aviso, que no a todos les da. Es que, la muerte, a veces sutilmente te dice que eres el siguiente. Otras veces, no, y repentinamente, llega por ti, y ni siquiera te das cuenta que ya has dejado de vivir.

















Hola. Ya casi finaliza agosto. Me parece increíble, que en menos de un mes, llegará al otoño.

Esta entrada es breve. Me encontré con esta fotografía, en unos respaldos de la pc, y sentí deseos de subirla al blog, para tenerla como recuerdo. Primeramente, es la fotografía de los tiempos en los cuales se usaba msn L  y pues, en aquellos tiempos, en los cuales chateaba mucho con un par de chinos y un coreano: Hardy Yuan, Yang Shu y Kim; uno de Cantón, otro de Shangai y Kim de Seul. Fue en el año 2008 a 2011.

Se preguntarán cómo me comunicaba con ellos; bueno, yo sabiendo poquito de inglés, y con la ayuda de San Traductor, y uno de los chinos siendo expertos, hablábamos. Aprendíamos de nuestras culturas, y pues, yo quería aprender a escuchar el inglés. Fueron tiempos muy bonitos. Aunque, la diferencia de horarios es grande; pues, para platicar, o me desvelaba yo, o se desvelaban ellos.

Poco a poco, platicábamos menos, hasta cumplir más de un año sin saber nada de ellos. En China no se usa Facebook ni youtube ni siquiera se puede entrar a blogger, y pues, está muy restringido. Más difícil comunicarse; y con la desaparición de msn. 

Hace meses uno de ellos me escribió (Yang Shu), saludándome, pero mucho tiempo después, leí ese mail. 

Realmente los extraño; recuerdo ver a Hardy comer sus tazones con arroz blanco, y con esa sonrisa tan peculiar. 

Dije que la entrada sería breve jajajaja, pero me ganó la emoción.

Por cierto, fue curioso la manera en que conseguí sus correos electrónicos. Como en el 2008, en mi cuenta de msn, me agregaron como más de 10 chinos; los acepté a todos, pero sólo platiqué como con 4, pero más con Yang y Hardy. Lo curioso es, que, les pregunté si se conocían entre ellos, y no, cada quien era de una ciudad distinta de china. Y nadie me supo decir cómo consiguió mi correo.
Ese sigue siendo un misterio jajajaja.

Pero en fin, me haría muy feliz volver a hablar con esos chicos tan simpáticos e inteligentes.

Por cierto, ya casi es septiembre. No quise que se fuera agosto sin escribirles algo.

Welcome September! 







Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: