Les voy a contar algunas experiencias que tuve en mi infancia. Cuando estudiaba la escuela primaria, en tercer año, me daba clases una maestra llamada "Teresa", a la que le decíamos "Teresita". Era una mujer que ya casi llegaba a los 60, robusta, pelo con canas, y que usaba lentes. Era muy estricta, y le gustaba mucho que le obedecieran; el que no lo hiciera, debía atenerse a las consecuencias. Por ejemplo, quien no llevaba la tarea, le daba golpes con una regla de fierro, en las manos, 5 reglazos en cada una. Dos veces sufrí esas consecuencias (JAjajaja), y mis manos lo pagaron. 

Es que, en la primaria nunca me gustó estudiar, y pues, ese era el método de mi maestra, que por cierto, recuerdo eso, y sonrío. Recuerdo que a quien no hacía la tarea o se comportaba mal, lo formaba en una fila (Fila a la que llamo, del sufrimiento). Eso sí, ¡cómo dolían esos reglazos en las manos! Si no me crees, haz la prueba; golpéate con una regla (Esas que sirven para medir) de 100 cm de longitud. 

La maestra Teresita, lo poco que sé, es que falleció hace pocos años, a causa de cáncer. Pese a su método brusco, debo reconocer, que me sirvieron sus clases. Se preocupaba mucho porque aprendiéramos, y en especial, matemáticas, pues nos solía pasar al pizarrón (De esos verdes), a realizar ejercicios. Gracias a eso, al menos aprendí lo básico. Lo que me da risa todavía, es que, ella pedía regalo el día del maestro (Jajajajja). Recuerdo cuando me enteré que me daría también en cuarto año. Y recuerdo, cuando una niña de mi salón me agarró de las greñas, y la maestra Teresita, le dio 5 reglazos a ella en cada mano, delante de todos. Hay muchas cosas que tengo muy presente, pero a esa señora, no podré olvidar. Tengo tan presente su sonrisa, su voz, su preocupación porque aprendiéramos. Y más, que en su clase nunca salíamos a las 5:30 de la tarde, sino a las 6. 
Pese al dolor de mis manos, fue mi mejor maestra en la primaria. 

No tiene nada que ver la imagen, pero me gusta.





¿Cómo ser cada vez más estúpido?

Cómprate un celular smartphone. Y pon tu mirada fija a su pantalla, frecuentemente, durante el día. Si vas en el camión, no sueltes el celular; ya no es divertido mirar desde tu ventanilla, hacia fuera del autobús, mientras reflexionas de la vida; porque ahora cada minuto, te llegará una notificación de whatsapp, porque mientras haya wifi o quieras pagar mb, estás disponible siempre. Ignora a la gente que está a un lado tuyo, queriendo conversar; es mejor seguir atento al celular. Es que, entre más fregón sea tu móvil, más fregón serás tú también, y tu coeficiente intelectual aumenta.

En fin. Cada vez que me preguntan por qué NO uso whatsapp, sólo respondo, que vivo en las cavernas. Simplemente, prefiero seguir así, disfrutando otras cosas de la vida, como un simple sonido de un ave, o el cómo el viento mueve las hojas de los árboles, o una conversación en vivo! (Suena cursi!, lo sé! ajajajaj). 

Mi lamparín y yo, hacemos bonita amistad. Al menos, puedo sentirme libre. Frecuentemente escucho comentarios acerca de mi celular pasado de moda; pero pese a todo eso, no han conseguido hacerme cambiar de parecer. Lo uso para lo necesario, y  eso sí, me dura mucho más la batería. 


Pero claro, si todos mis amigos tienen whatsapp, yo me

convierto automáticamente en la "amiga cara", aquella por la

que han de gastar dinero para avisarle con un SMS cuando 

organiza algún plan. Por eso,  tanta presión.

Y supongamos que yo llegara a decidir tener un celular de

 esos, los smartphones,

día de estos  (Que lo dudo!), la verdad es que no me apetece

 en lo más mínimo tener el  estúpido whatsapp, para que me 

tengan localizada las 24 horas del día y que encima la 

aplicación les avise si he leído el mensaje o no. Ya no existe 

privacidad! ¡Cómo extraño aquellos tiempos del messenger!

 En los cuales, uno si NO le apetecía responder un mensaje,

 no tendría el temor de que el "Visto a tal horas", te delatara. 


 Lo que diga yo, no es relevante; sólo que si, Einstein de verdad dijo eso, pues en verdad, se hubiese dado cuenta, que su temor, se hizo realidad.

Van a pensar que soy una jodida amargada, pero me desagrada lo de la imagen de abajo. Rara vez las personas tendrán una bonita conversación con alguien, porque, no suelen soltar el móvil. Hace poco, una bebé murió, en un accidente de tráfico, debido a que su madre iba atenta al celular, mientras conducía. 











Albert Einstein, decía: "La memorización es la inteligencia de los tontos".



De pequeños, nos acostumbraron a memorizar información, porque eso significaba saber. Y allí estábamos,  leyendo una y otra vez, para aprendernos los conceptos.

 ¿Quién no se iba a grabar información, leyendo una y otra vez? Pero, ¿nos enseñaron a razonar? Una vez un maestro de la universidad nos dijo, que por lo regular, a nosotros desde niños, nos decían, como borreguitos: “Apréndete esto”. Y así era, lo leíamos, hasta almacenarlo en la memoria, sin tener claro bien lo que significaba.



Pienso, que el sistema actual, no es muy eficiente. Daré estos dos ejemplos:
1.- “Si un bus viaja con una rapidez de 90 km/h, ¿cuántos kilómetros recorre en una
hora?”.

2.- “Un bus viaja con una rapidez de 90 km/h, ¿cuántos kilómetros más, o menos,
recorre en tres cuartos de hora si su rapidez fuera de 20 m/s?”.
Obviamente, el segundo problema, requiere un poco más de razonamiento. Y allí, es cuando uno se puede dar cuenta, que no basta con aplicar una fórmula directa. Las fórmulas suelen estar allí, pero si no razonamos el problema, de nada nos servirá tener el mejor formulario, pues, de tantas fórmulas, no sabremos cuál elegir, en el problema indicado. Por ejemplo, En muchos problemas de la física. La memorización resulta insuficiente para
encontrar el camino correcto para una buena respuesta.

Yo quedé muy afectada con ese método de enseñanza, esa creencia, desde niña, que para aprobar en la escuela, había que grabarte la información. Entré a ingeniería, y me enfrenté a una cruda realidad, de prácticamente, no tener bases; por lo mismo, soy prospecto a fósil en la universidad, Y hasta la fecha, sigo dejando en claro, que me falta lógica, que soy lenta, y que necesito esforzarme el doble, que muchos otros más.

 No es baja autoestima; es la realidad.  Siendo que en la ingeniería (Menos ing. industrial xD), se necesita algo más que conocimiento; se requiere lógica, mucha lógica. Pero, afortunadamente, aunque me cueste, trato de comprender lo que leo, y darle un significado, para saber en qué momento debo aplicarlo. Pero me falta ingenio, y siento que desde niña hubiese tenido el hábito de enseñarme a razonar, ahorita mi realidad fuera otra, y ya hubiera cumplido alguno de mis sueños. A mi edad, siento que tengo un retraso en educación, muy grande. Y es triste, tener esa sensación, de haber estudiado solo 2 años de primaria, cuando en realidad estudié 6. Esa sensación de haber estudiado 1 año de secundaria, cuando en realidad estudié 3. Y pues, estudié en la preparatoria nocturna, y nunca me daban clases (Imaginen el atraso en educación que tengo).

Saber no es suficiente; el ingenio es lo que te puede salvar de problemas. Pero, pese a los años, el sistema sigue siendo similar; no se les inculca a los niños, a saber darle un significado a la información que reciben, y se sigue teniendo la creencia, que las calificaciones elevadas, son la clave del éxito. En vez de los padres, exigirles a sus hijos, por comprender lo que estudian, se les suele exigir notas impecables. Memorizar, lo único que hará, es que, en poco tiempo, se te borre esa información, porque no se comprendió.



Me alargué en esta entrada, pero, pues, soy una afectada del sistema, desde mi niñez, pubertad y adolescencia, y ahora pago las consecuencias. Hay que enseñarnos mejor a razonar los problemas. Una buena lógica sumado al conocimiento, nos puede hacer resolver muchos problemas. 

Por lo regular, los exámenes desde hace muchos años, suelen ser así, tanto en primaria, secundaria, preparatoria, y muchas carreras de la universidad:

Deberían ser, un poco más complejos, para que los niños de hoy, se esfuercen en pensar.
Estoy frustrada; sólo eso. Ando batallando mucho. Inche cerebro, a veces no me reacciona bien, y ya se acerca la semana de exámenes.










Cualquier parecido con la realidad, pues es probable que sea realidad:










Por fin!!!!



Como 20 seguidores del blog (Bueno, en realidad fue uno), me escribieron que si qué pasaba conmigo. He tenido descuidado este espacio. Estuve pensando en varios pretextos coherentes para explicar mi ausencia, pero me quedé con este:

Esta soy yo, batallando en este semestre. Ni modo, masoquismo y amor a la ingeniería.



Hay una materia llamada prog. en tiempo real, que me está dejando calva del estrés. En fin, prometo no ausentarme tanto. Estas son mis explicaciones.

Saludos, Chaucer, MaryMaria, Roberto T, Erik!, Kassiopea, Manu, Odio el tomate, Santi, ; que son mis seguidores que más comentan.
Aunque no les comente, sigo pendiente de sus blogs, y tú lo sabes, Chaucer.





Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: