Estoy muy feliz de tener a ellos como amigos. En todos estos meses hemos sido una pandilla muy unida, y nos hemos estado apoyando uno a los otros, sin juzgarnos y siempre intentando ser felices. 
De entre todos mis amigos, tengo a dos con los que más me llevo, y ellos son Manolo y Brian. 





Él es Manolo. Un buen amigo que me da malos consejos, que me aguantó todas las veces en las que le estuve hable y hable sobre mi ex, y jamás me juzgó. Más de una vez hemos tenido diferencias, pero siempre las arreglamos, porque somos amigos. Más de una vez lo he regañado y me ha regañado, porque somos amigos, y nos preocupamos uno al otro, pero todo ha sido para mejorar como personas. Me he reído varias veces de sus chistes malos, y cuando menos intenta hacernos reír, es cuando más lo logra. 




Luego está Brian, otro buen amigo, que también me da malos consejos, que siempre está intentando hacernos reír, que me ha sabido escuchar, y me ha apoyado. Lo estimo mucho.




Tenía que hablar en este blog sobre ellos, este blog que ha sido mi lugar de desahogo durante casi 7 años. Ellos llegaron para mejorar mi vida, y aunque todos estamos llenos de defectos, así nos aceptamos. Estamos todos locos, pero somos los mejores amigos del mundo. 





Este vídeo lo había empezado a hacer desde hace tiempo, pero no lo había terminado. Son 10 canciones que recopilo, de mis gustos. El tercer vídeo de música trance. He dicho muchas veces en este blog, que el género trance tiene algo que me anima mucho. Esta música me encanta. 

Les dejo este vídeo. Creo tardaré varios días en volver a postear en el blog, ya que, andaré ocupada. Escuchen mi vídeo :) 

Trance is a Life style!

"Música electrónica no es solo música, es un estilo de vida, 

sonidos mágicos que alteran tus sentidos y penetran 

en lo más profundo del alma."






Esa mezcla extraña de verlo a él y no querer verlo, va perdiendo intensidad. Es que, sólo se necesita algo, para que las cosas que él haga en su vida no sean un fastidio para mí: "NO darle importancia". Sólo eso hizo falta desde un inicio. En No darle importancia, su silencio jamás me hubiese parecido doloroso. En no darle importancia, jamás le hubiese estado esperando. 

Aunque la casualidad pareciera que quiere molestar y haga que frecuentemente me lo encuentre, eso no debería ser algo importante para mí. Pero ya NO me voy a preguntar qué es lo que siente él y qué es lo que piensa. Quiero volver a empezar, sin querer interpretar nada referente a él, porque simplemente, en todo este tiempo, a muchas cosas  a las que le di mucha importancia, en realidad nunca tuvieron una importancia verdadera. 

¿Para qué darle tanta importancia a alguien a quien simplemente no le importas? Cuando les suceda algo similar, simplemente hagánse esa pregunta. 





Acaba de parar de llover, y está el clima precioso, nublado. Aproveché a hacer unos trabajos pendientes de programación de microcontroladores. Y se me ocurrieron estas imágenes que describen mi realidad.

Olvidar poner un simple punto y coma puede estar fastidiando al momento de programar. Y cuando por fin el programa al compilar te marca cero errores, te dan ganas hasta de abrazar a tu mamá de la alegría, y andar gritando por tu casa: "¡Ya funciona el programa!"
Pero en fin, se siente tan bien uno cuando después de batallar, las cosas ya salen como uno esperaba.

Mi cara cuando el programa NO funciona:



Mi cara cuando el programa por fin funciona!







Una de las cosas que más pasa por mi mente es terminar YA la universidad. No sé cómo pude llegar a esta situación de llegar a 12 semestres y quedarme todavía unas cuantas materias. Aunque ya me quedan pocas, ya me da hasta vergüenza seguir yendo a la escuela. Pero me animo pensando que sería peor abandonar la lucha. Sería peor abandonar el barco. 

Cuando entré a estudiar ingeniería mecatrónica lo hice con muchas ilusiones; sospechaba no sería fácil, pero de igual manera, me creía capaz de lograrlo, estudiando duro. Y sí, los primeros semestres, aunque batallé, me fue yendo bien. Creí que a ese paso, terminaría en 10 semestres. Ya a partir del quinto, por diversos motivos, fui teniendo tropiezos que me fueron impidiendo avanzar a buena velocidad. Estuve dada de baja un año en la universidad Pero además de las circunstancias, algo de culpa tuve. No sé, quizá la falta de disciplina, algo que como he mencionado aquí, estoy obligándome a mejorar. Ya me queda poco. Pienso que lo importante no es lo que lo demás piensen, sino terminar lo que empecé. Lo más difícil es el mundo laboral, ya enfrentarse al salir de la universidad, pero constantemente intento recordarme que será un proceso, y que si tengo disciplina, podré lograr muchas cosas que me propongo. Aunque es cierto que me da algo de vergüenza que me hagan preguntas como mi edad y en qué semestre voy, luego pienso que eso son trivialidades. 

Son pasadas las 12 de la noche, y aquí estoy, en la pc, estudiando, intentando recuperar el tiempo perdido, o mejor dicho, aprovechar más el tiempo. Seguiré en el barco, aunque a veces sienta deseos de desertar. Sé que no soy la única viviendo algo así, pero si te encuentras en esa situación, por más difícil se ponga todo, no abandones lo que ya empezaste. Recuerda que te queda menos camino que recorrer que desde el inicio. Quizá otros ya vayan kilómetros delante de ti en el camino, pero es tu paso, y tampoco es una carrera, para ver quién llega más pronto. 

Esta es mi situación:

-Flor, ¿en qué semestre vas?
-Pues llevo una mezcla de séptimo, octavo y noveno.
-Sí, pero, ¿en qué semestre vas?
-Pues ya me queda poco.
-No te pregunté eso. Te pregunté en qué semestre vas.
-Oye, espérame tantito. Ahorita vengo. 

Mi cara cuando me preguntan en qué semestre voy:




Yo intentando terminar la carrera:


Y me lo advirtieron:



Yo:



















Hace varios meses, platicando con una chica de Perú, se sorprendió cuando le dije que los nopales acá en México, se comen. Me preguntó: "¿Estás hablando de esos que tienen tunas y espinas?" Le respondí que sí. Pero no sólo ella se sorprende, sino, varias personas miran a esa planta, como algo simple espinoso. 

Se ha demostrado que los nopales, tienen muchas buenas propiedades que benefician la salud; de hecho, acá, hay personas que venden jugos con ellos, mezclados con algún otro ingrediente, como naranja, para adelgazar, o simplemente, tener beneficios para su organismo. Mi abuela los consumía, porque ella padecía diabetes. A mí me encanta comerlos con huevo, o salchichas. 

En la imagen aparecen nopales fritos con salchichas de pavo. Acompañados de tortillas de maíz. 

Deberías probar los nopales. En verdad, son deliciosos. Claro, quitarle las espinas. Aprovecha todas sus propiedades medicinales. Acá en México son algo típico, y los suelen vender en muchas partes. 








Difícil es encontrarlo a él y tener que fingir que no le conozco; tener que desviar la mirada, porque simplemente mis sentimientos se ponen todos tontos cada vez que él pasa por un lado. Según yo, disimulo bien que me da igual que él camine a pocos metros de mí. Creo yo que no es evidente que en realidad sigo sintiendo quién sabe qué cosas. Según yo, él no se dará cuenta que mi mundo se paraliza al mirar su presencia. Pero, me pregunto: "¿Cuál es mi cara cuando lo miro? ¿Y si mis pupilas se dilatan y me delatan? "

Suele estar tan cerca de mí, pero aunque esté a pocos metros, es como si estuviera muy lejos, porque pareciera que él no se da cuenta que yo estoy, y pareciera que yo no me doy cuenta que él está . ¿De qué sirve tener que mirarlo a cada rato si ni siquiera nos decimos una sola palabra? Pese a eso, mi situación es ridícula, porque pese a eso, me alegra cada vez que lo encuentro. Pero ya han pasado varios meses, y siento como si apenas hace unos días nos dimos un último abrazo. Ya han pasado no sé cuántos meses y todavía siento ganas de darle un beso. Todavía siento ganas de preguntarle: "
¿Qué te pasó?" 

Ni siquiera sé cómo se llama todo esto que estoy sintiendo. 

Pero aunque quisiera que él ya me diera igual, ya no intento dejar de pensar en él; ya no intento en sacarlo de mis recuerdos. Simplemente me enfoco en cumplir mis sueños, terminar mi carrera, y otras cosas más. Quizá necesito dejar de encontrármelo, para no sentir todo esto. Mi cerebro necesita captar la información de que a él simplemente NO le importo. Mientras eso ocurre, yo seguiré ocultando mis sentimientos; seguiré disimulando, haciendo como que ni me doy cuenta que él está a pocos metros de mí, desviando la mirada para que sea más fácil disimular. 

Sé que algún día él dejará de importarme así, y que alguien reemplazará su lugar, que sepa valorar lo que yo pueda dar, pero mientras tanto, sólo en este blog estará mi verdadero sentir, que aun mi corazón se acelera al encontrármelo a él. 

Pero yo NO quiero disimular ya; simplemente quiero que me deje de importar. 


Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: