Mañana en mi país se celebra el día del amor y la amistad. Mientras hay muchas parejas caminando por la ciudad, tomados de la mano, derrochando amor, hay otros que observan con tristeza, y sintiendo malestar por NO ser ellos los que se encuentran en esa situación. Globos de gas, con formas variadas, siendo la más común, un corazón, abundan en la ciudad, y los puestos donde se vende todo eso, como peluches chicos o enormes, rosas, chocolates, paletas, etc. 

Quizá llega el 14 de febrero, y si nadie te ha regalado algo, crees que NO eres especial, pero NO te sientas así, NO lo tomes así, cualquier día puede ser bueno para que alguien te demuestre afecto, y no precisamente con alguno de esos peluches a la venta; pueden ser muchas maneras, entre ellas, principalmente, estar contigo en los malos momentos. Sí, ya sé, parezco de esas personas que hablan sobre cursos de superación personal. 

Reservaciones para cenas románticas en algún restaurante, cartas por donde sea, serenatas, será común ocurra, mientras quizá tú sólo puedes sentir que no perteneces, pero el amor puede llegar cuando menos lo esperas. Para el colmo, el facebook ventilará la vida amorosa de varias personas, mostradas en fotos en las cuales todos se sienten feliz, pero tú no, porque tu vida no es como la de ellos, porque crees que la vida de ellos es mejor que la tuya, porque así parece. Leerás dedicatorias de amor, deseando que alguien te diga una, que al menos te diga dos palabras, que tienen un gran valor para ti, más que si te encontraras 500 pesos en la calle; bueno, quizá serías más feliz si te encontraras 500 pesos en la calle. 

O quizá eres del grupo de personas que tiene a alguien a su lado, quien le envía mensajes por las mañanas, quien le llama frecuentemente, le tiene de llamada gratis en el celular, en pocas palabras, quien le dice: "Te amo". 

Quizá eres de aquellas personas que al mirar a alguna pareja, que parece se quieren mucho, llegues a sentirte mal, y a preguntarte por qué NO eres tú quien esté en esa situación. Pero recuerda que quizá antes tú estuviste en esa misma situación, que tenías a alguien a tu lado con quien caminar tomado de la mano, y hubo alguna otra persona que se sintió desanimada al verte, y se llegó a preguntar lo mismo que tú ahora preguntas. Quizá pronto tengas a alguien a tu lado, o quizá esa persona que hoy viste abrazada en el parque con su amado o amada, mañana se sienta como hoy te sientes tú. Lo que significa, que en la vida suceden estas cosas, hoy puedes estar invadido de felicidad, y mañana puedes sentirte muy desdichado. Hoy puedes sentirte un fracaso, y mañana puedes sentirte un triunfador. Hoy puedes sentir que nadie te ama, y mañana alguien te puede demostrar que te ama, que eres importante en su vida. 

Si te sientes triste, sube el volumen de la música, y comienza a hacer algo por sentirte bien; quizá NO sea fácil, pero a veces para ser feliz tenemos que obligarnos. Si quien te dijo amar, NO ha querido saber de ti, y eso te ha lastimado, por más que duela, mentalízate que ha sido lo mejor, porque aunque suene muy típico decirlo, ver cómo a quien quieres, se está alejando, da a lugar a que después puedas conocer a alguien que si te va a querer en verdad. 








Llegué a un momento de estar en el hastío. Me cansé de la procrastinación , de querer avanzar, pero posponer mis pasos para otro día, porque: "Si no haces algo hoy, mañana será", y era un pensamiento que me tenía cansada. Y no es que piense que un año nuevo, sea vida nueva, porque pienso que cada día uno puede empezar de nuevo. Pero, comenzando el año tuve lo que se puede llamar, golpe de realidad. En unos meses tendré 25 años, y eso ha estado martillando mi cabeza. 

Han estado dando vueltas en mis pensamientos, estas palabras: "No he logrado nada relevante en mi vida", "¿qué haré cuando termine la carrera profesional?". Pero gracias a esos pensamientos, he comenzado a obligarme a vivir en disciplina. 

La disciplina es la clave del éxito. Desde hace años la he estado buscando, pero fracasaba. Siempre haciendo las cosas a medias, sin lograr especializarme en nada. Apenas empezaba a aprender a tocar guitarra, y dejé de practicar. Ya tocaba unas 4 canciones en el piano, y dejé de practicar. Empecé a comer sano unos días, y dejé de hacerlo. Llevaba 2 meses estudiando inglés de manera autodidacta, cuando dejé de hacerlo. Empecé a ver tutoriales de electrónica para hacer prácticas, y apenas hice dos. 

Muchas personas sufrimos de procrastinación; querer hacer algo, pero postergarlo. Pero desde que comenzó el año, empecé a obligarme a tener disciplina. Me hice una lista de las actividades que debo hacer diarias, entre ellas, estudiar materias de la escuela, tocar media hora el piano, hacer ejercicio, y aprender un software. Y por primera vez, siento que ya llevo varios días siendo fuerte en mis objetivos. Me estoy obligando a ser disciplinada, porque a veces para ser feliz, también tenemos que obligarnos. Y aunque a veces no tenga ánimos, lo hago, porque es una obligación que me puse. Pero no todo ha sido color de rosa, aunque he mejorado, hay días en los cuales no cumplo todas las obligaciones que me puse, pero sí la mayoría.

Sólo espero seguir así, porque necesito DISCIPLINA. Por el momento, voy muy bien con mi intento de ser disciplinada. 

Gracias a los que me leyeron todo. 




Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: