No sólo son las arrugas, los huesos de nuestra cara cambian al envejecer.