He estado enamorada de él desde hace casi 1 año y medio, pero aunque él últimamente hacía su lucha por recuperar mi atención nuevamente, esa atención que por mi salud emocional había decidido quitarle, me di cuenta que las cosas continuaban igual; intermitencia de su parte, eso generaba confusión en mí, ver cómo se repetía el mismo patrón,   y simplemente no quise caer en el mismo bucle emocional, y sin pensarlo tanto, decidí bloquearlo de whatsApp hace días. Días antes lo volví a ver, nos tomamos un café sentados en una banca, bien emocionada yo, pero pese a eso, no iba a permitir caer en lo mismo, la misma decepción; se repetía el mismo patrón en él, y decidí evitarlo. Nunca tuve una discusión con él, pero pese a eso, para mí no era bueno seguir hablando con él; no le iba a dar más cuerda a mi sentir.

Ahorita estoy en esa etapa tranquila, pero por momentos difícil, pues extraño esa emoción de recibir su mensaje, de darme cuenta que vio mis estados. Analizar si acaso le importé tanto como él a mí, ya no lo hago. Pero aunque aún me gusta muchísimo, el sentimiento está enterrado. Lo pienso, pero ya no le doy cuerda a mi sentir, no le doy cuerda a mis pensamientos, sólo los acepto. Pienso que si no ha sido capaz de llamarme, es porque no vale la pena que yo le dé mucha energía a esto. 

Es la segunda vez en mi edad adulta,  que me clavo así con alguien; la primera vez fue hace 5 años, con un novio que tuve, y esta vez, me clavo  con este chavo, de tardar más de 1 año sin superar del todo. La similitud es que ambos chavos tenían una personalidad reservada, sin vicios, no mujeriegos, sin ser hombres de verbo. Hombres así son mi talón de Aquiles. Pero la personalidad de este chavo, tan misteriosa, fue mi debilidad. Pero pienso que uno debe de aceptar, dejar de esperar, enfocarse en uno mismo, en mejorar, y sin obsesionarse con expectativas hacia otra persona.

Estoy tranquila, y tengo este sentir enterrado; allí está aún, pero no tengo conflicto. 




Se podría tolerar hasta cierto punto que la persona de la cual estás enamorada, tenga una personalidad algo fría, pero, ¿cómo se hace cuando no sabes si realmente esa es su personalidad o simplemente no le importas lo suficiente? Es cansado vivir con esa incertidumbre. Lo peor de todo es cuando ese tipo de personalidad haya sido capaz de hacerte sentir fuertes emociones y que han permanecido durante meses. Y también es aferrarse a que las cosas sean distintas, y puedas hallar una señal de que si le importas mucho. 

Él me tiene en "Jaque". Es frustrante no poder descifrar su comportamiento, que a veces parece que le importo, y otras no. Que si no le importo lo suficiente, no sea capaz de alejarse para siempre. Y si le importo lo suficiente, no sea capaz de tener coherencia en su comportamiento, y dejar esa intermitencia que me abruma. Tengo claro que cuando a alguien le importas, se nota, y cuando no le importas, se nota mucho más. De ahora en adelante pensaré que NO le importo; es mejor pensarlo así, sin expectativas, sin analizar su comportamiento; las cosas simplemente son así, si no es mutuo, no fluirá. 




Él se ha convertido en mi obsesión. Sigue estando esa espina dentro de mí, de lo que pudo ser entre los dos, y que por preferir alejarme, no sucedió, y que  con su silencio sólo me escuchaba, y no dijo ni una sola palabra para que me quedara. 

10 meses gustándome, y aunque decidí enterrar mis sentimientos, a veces tengo muchas ganas de verlo. Pero sigo teniendo claro que me enamoré de ese misterio que él siempre fue, y sigue siendo. Ninguna red social tiene para revisarlo, para saber un poco sobre él; la misma foto de perfil en whatsApp desde hace meses; casi nunca sube estados, pero siempre ve los míos. 

Haber conocido su lado tierno, de alguien que aparentemente es tan frío, hubiese sido gratificante para mí, no hubiese tenido precio. Y esa es la espina que tengo, esas ganas de haber conocido más sobre él. Pero aunque estoy loca por él, no puedo hacer nada por alguien que es de los que no se esfuerza lo suficiente. No es nada personal, así es él. Pero hace falta que me decepcione fuertemente, hace falta que se ponga de novio, para que me decepcione, y dejar de sentir esta fuerte atracción, que sentí a los pocos días de tratarlo.

Pero lo bueno de esto, es que no me detiene del esfuerzo que estoy haciendo por salir adelante, por prepararme más, y cumplir mis sueños. No me pone triste nada, sólo a veces siento nostalgia. A veces quisiera verlo por primera vez, como aquella mañana del mes de julio. 








Se mantuvo en mi mente durante 9 meses; cada día gustándome, cada día pensando en él. Estas ganas de conocer más de su personalidad, de conocer de una manera profunda sobre sus sentimientos, quizá fueron las que hicieron permaneciera en mí esa espina, de algún día llegar a sentir que yo era alguien importante para él, pero él es muy reservado, y ese misterio que emanaba hizo que mis sentimientos permanecieran durante meses, por no lograr descubrir más sobre su sentir. 

Aunque decidí alejarme por la diferencia de edad, y por lo poco que él parecía esmerarse,  hasta hace apenas dos días, mantenía una ligera esperanza de que las cosas pudieran fluir bien algún día, que él pudiera ser más demostrativo, que pudiéramos arreglar las diferencias, pero fue como una iluminación instantánea, la que me hizo cansarme de todo esto; aunque no sufría, sí vivía con esa espinita de querer adentrarme más en su alma (Cursi soy!), de saber lo que sentía él al pensar en mí, si es que aún pensaba. Ahora ya no espero nada, sólo me concentro en mis metas, viviendo esto de lo bien que se siente cuando no estás esperando mucho de las personas; entrar al whatsApp, sin estar queriendo me diga algo. Es bonito estar enamorado, pero también cuando no vives nada amoroso, se respira tranquilidad, no analizas, no esperas, no sientes nostalgia. 

   


Este señor se llama Don José; vende helados en la Universidad donde estudié. He tenido tantas conversaciones con él, aunque ya tengo algo de tiempo sin verlo. Me encontré esta fotografía; la dejo aquí, porque no quiero olvidar a ese buen hombre, que transmitía sabiduría con sus consejos, como de un abuelo. Realmente lo aprecio. 

Espero que sean muchos momentos más, en esta linda profesión de ser maestra :D.

Esta foto fue mi primer día como maestra en una escuela. :)



Un lindo detalle de una pequeña alumna, que me dibujó.



Un lindo detalle de otra alumna. Me realizó este lindo dibujo.



Acompañando a mis alumnas de 3° y 4° de primaria. 


Con mis alumnos de secundaria.



Una pequeña alumna mía, se acercó a mí, y me regaló esa flor. Así que la fotografié. Pequeños detalles pueden hacerse sentir bien. 




Según el sale feo en las fotos, pero yo opino lo contrario.


Me encanta su sonrisa, y su ceja.




Me propuse a cada mes al menos postear. Por fin egresé oficialmente de la Uni; ya tenía rato que había salido de la escuela, pero por cambio de plan de estudios de la carrera, tuve que llevar dos materias de manera autodidacta, dos materias que ya no impartían, porque las habían sacado del nuevo plan de estudios. Las había estado posponiendo, pero el semestre pasado, por fin me enfoqué en ya hacerlas. Y aquí, por fin mi kardex. 

Me tardé un poco en terminar la carrera, debido a eso del cambio de plan de estudios, sumándole que me di de baja un año en el 2013. Pero la terminé, terminé mis 55 materias, mis 400 créditos,  y eso es ganancia, porque mi temor era no lograrlo. Ahora falta esforzarme en obtener el título, que por supuesto, lo lograré. 





Después de tanto sin pasarme por acá, es hora de una entrada, aunque sea por ser año nuevo.

El 2018 se fue. Tuvo sus momentos buenos, y sus situaciones curiosas. De sucederme algo que jamás me había pasado, gustarme alguien menor que yo algunos años. Jamás pensé que llegara a poner mis ojos en alguien 6 años menor que yo; pero su personalidad era atrayente para mí, él fue alguien que no podía ser leído fácilmente, simpático y misterioso a la vez, impredecible; el hecho de notar en él que no era el clásico chico fácil, que anda buscando quién le corresponda, fue uno de los motivos por los que también me llamó la atención; no solía ser de esos que se lanzan al poco tiempo de conocerte, simplemente las cosas fluían, algunas salidas al cine, al café, pláticas en vivo, pláticas en chat, las cosas se iban dando,  Pero aunque llegó a gustarme mucho, al final comprendí que no era para mí. Viví en el tabú de la edad, me sentía a veces avergonzada, y eso incrementó mi inseguridad. También el sentir que no estaba preparada para un noviazgo. 

Dejamos de hablar, sin haber existido ningún pleito, ningún coraje, simplemente de repente se terminó, porque así debió ser, porque en el fondo era lo mejor, porque por la sencilla razón que no podía ser, no pudo fluir más, porque no era el momento; ninguno de los dos estabámos preparados para una relación estable. 

No lo llegué a conocer tanto como quise conocerlo, era difícil leer su personalidad; reservado, misterioso, y quizá eso fue lo que me enamoró más, ese misterio que emanaba. Me encantaba verlo sonreír, esa energía con la que hablaba, esa seguridad que proyectaba al caminar. Y sí, creo que aún me genera atracción. Ni modo, son asuntos locos de la química, que no logro entender, pero no es nada que me genere conflicto, por eso no me abrumo. 

Ahora lo importante es concentrarse en los sueños personales, sin esperar mucho de las personas, y mejor trabajar en uno mismo. 

Páginas vistas en total

Países que han visitado este blog: